Connect with us

Opinión

“¡Yo hubiera clasificado!”

Publicado

el

El sufrimiento de Mauricio Fiol al ver los 200 mariposa fuera de la piscina, donde soñó estar.



Es bastante menor que yo y no se aguanta. Está sentado a mi izquierda y sigue las escenas detalle por detalle mientras Mario López, el Pana, anuncia los competidores de los 200 metros mariposa. Allí están los aspirantes a la clasificación, impecables y enteros. Mientras el Pana habla, yo siento que a mi compañero de la izquierda le brillan los ojos de una manera extraña. No es para menos, pienso, él debería estar nadando  esa competencia.

“Allí está Shad Le Closs” exclama el Pana destacando la presencia del sudafricano que en Londres le ganó la final de mariposa a Phelps. Hasta que el otro compañero, el jovencito, interviene por fin. “Ese es el húngaro Tamas Kenderessi, un gran nadador, mírenlo bien” dice con la voz muy emocionada mientras todos, incluido Michael Phelps, van tomando su ubicación para la partida.

Ya están en el agua; la carrera es espectacular y el ritmo tremendo. Usualmente el jovenzuelo, que conoce mucho más, nos va ubicando brazada a brazada. Pero esta vez se ha quedado callado. El Pana y yo salvamos la situación mientras los competidores cubren la última piscina, la cuarta.

Han llegado por fin a la meta. Hay sonrisas, abrazos, rostros de satisfacción y alguna mueca de fastidio. Es lo usual. De pronto la pantalla exhibe los tiempos y mi compañero, el jovencito, no puede más.

Lo miro con el rabillo del ojo mientras el Pana, que ha comprendido la situación, sigue con la transmisión como bueno. Se apagan los micros y se escucha un grito desgarrado. “Yo hubiera clasificado. ¡Con mi mejor tiempo quedaba tercero y estaría nadando la final!”

Hay que sentir el desgarro en cada sílaba pronunciada por Mauricio Fiol, mariposista peruano impedido de actuar en Río 2016 por haber arrojado positivo en un control antidopaje que, a la luz de evidencia que no revelo para no perjudicar el caso, puede quedar reducido o simplemente revertirse.

Es una historia de muchas ambiciones desatadas, manos oscuras y muy poca transparencia. Pero Mauricio defiende y defenderá mejor que nadie su caso. Y cuando vuelva a las aguas, nos dará la de oro en los Panamericanos y estará por fin nuevamente en una competencia olímpica en Tokio. Tiene todo para lograrlo.

Hasta el sufrimiento presente lo hará más fuerte. Fuerza, Mauricio. Recuerda lo que me dijo Johnny Bello: “Fiol todavía no es Fiol”. 

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

RBG y el TC

Seguir leyendo

Opinión

Nivel callejón

Seguir leyendo

Opinión

Historias de amor del ‘pato rengo’ y las gallinas de Stalin desplumadas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo