Connect with us

Opinión

Y llegó la pelea callejera

Publicado

el

Triste espectáculo de la derecha conservadora abroquelada tras ese copyright llamado PPK.



Como señalé a inicios de semana en este mismo portal, la denuncia periodística contra Joaquín Ramírez —hasta hace poco secretario general de Fuerza Popular— que involucraba una segunda derivada de denuncia trucha contra Keiko Fujimori, tenía como objetivo a esta. Y dije también que era el inicio de una escalada articulada que la gente de PPK preparaba en su contra hasta las elecciones.

Pues terminando la semana, se confirma esta hipótesis con la nueva denuncia —esta vez, ya en el plano legal— a Keiko y a su esposo por lavado de dinero vinculado a la compra de unos terrenos. Es decir, referidos a otro tema distinto que el relacionado a Ramírez.

Keiko Fujimori ha salido en la víspera a desmentir el contenido de esa nueva denuncia trucha. No obstante, la desestabilización está hecha. Nadie con dos dedos de frente puede dudar de que la oportunidad de estas denuncias ni el objetivo real sean una mera casualidad. Por el contrario, se han producido justo en el momento en que pueden desestabilizar la campaña naranja sin madurar una respuesta que cale en la gente antes del 5 de junio.

Activar bombas políticas es más fácil que desactivarlas.

Tampoco nadie con mínima comprensión puede pasar por alto algo evidente: la opción de PPK por usar los métodos más rancios del antifujimorismo de izquierda y derecha —que pueden ejemplificarse y personalizarse, respectivamente, en gentes como Ollanta Humala/Verónika Mendoza y Mario Vargas Llosa— es una apuesta por dejar la lucha de las ideas y entrar de lleno al terreno de la pelea callejera. También lo advertí a inicios de semana aquí.

Y eso solo puede corresponder a un motivo: hay conciencia de que están perdiendo por un margen mayor del que aparece en las encuestas. Me recuerda a la célebre escena de Ben Hur, cuando en la última vuelta de la épica carrera, el romano Messala, ante la reiterada arremetida de Judá y la imposibilidad de contenerlo, desiste de atizar a sus caballos y utiliza el látigo para azotar al judío.

Una lástima para una derecha que pudo capitalizar mejor esta histórica posibilidad de demostrar que estaba por encima de las interminables rencillas de nuestra izquierda. El papelón y el triste espectáculo que ha presentado la derecha conservadora abroquelada tras ese copyright llamado “PPK” (porque partido, no es) ha puesto a la “clase culta” a la altura de las huestes sutepistas o cegetepistas.

En el fondo, está bien. Para que veamos quién es quién en realidad, más allá del grado universitario o del apellido “importante”.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Greta Thunberg, Lindbergh y Cristóbal Colón

Seguir leyendo

Opinión

“Ojo, a esa hora yo estuve en el Banco de la Nación”

Seguir leyendo

Opinión

Psicosocial

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo