Connect with us

Opinión

¡Viene la turbulencia!

Publicado

el

Ante repunte de Keiko, el antifujimorismo se prepara a exhibir la fuerza de su pasión por aire, mar y tierra.



Mirando en retrospectiva la primera vuelta, y tomando como elemento de referencia el carácter emocional de estas elecciones, parece que de alguna forma vamos a repetir el ciclo de pasiones que nos tocó vivir.

A fines de febrero, como se terminó destapando, fueron convocados a la capital los encargados de la inteligencia y se analizó una encuesta hecha por las fuerzas tutelares. ¿Cómo habrán sido esos resultados para terminar convocando a los operativos? No descarto que hayan registrado una tendencia que desembocaba en posible triunfo de Fuerza Popular en la primera vuelta. Las cosas debían tomar otros caminos.

Lo registrado es que tras ese destape empezó con fuerza inusitada la campaña del No a Keiko, desplegándose el músculo antifujimorista como si de la segunda vuelta se tratara. Por unos días, Keiko no podía ni salir de un aeropuerto y sus manifestaciones eran nido de opositores protagonizando campantes agresiones en plena ley de flagrancia.

Tras los resultados de la primera vuelta se vive, felizmente, otro aire. Pero eso es solamente en apariencia. Ahora no se necesita de una encuesta secreta para entender que Keiko puede haber quebrado el empate técnico. Lo dirán los siguientes sondeos, pero los resultados de Ipsos tan favorables a Keiko no incluyen todavía las reacciones a la presencia de Acuña y Anel que abrazaron a PPK justo cuando el sondeo se cerraba.

Quiero decir que tranquilamente la diferencia a favor de Keiko puede aparecer consolidada en los siguientes sondeos y que la posibilidad de su triunfo pone a sus opositores nuevamente al borde del desequilibrio emocional que se vivió en primera vuelta.

Y el dique emocional puede volver a romperse desbordando acusaciones en torrente. Si es así, el movimiento de rechazo a Keiko volverá a exhibir todo su músculo en una marcha que puede ser tanto o más grande que la anterior y que puede perjudicar o favorecer a Keiko tanto o más que la anterior.

Lo verdaderamente penoso es que la inminente tormenta de pasiones y acusaciones, de insultos y maldiciones terminará sepultando cualquier atisbo de propuesta racional. La voz emponzoñada de Mario el Nobel representa muy bien el componente visceral de la turbulencia electoral que se viene.

¿Alguien alcanza a verlo a PPK, encabezando como muchacho provinciano la marcha anti Keiko? Sigue siendo difícil.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Hace rato que el fusible se fundió

Seguir leyendo

Opinión

La historieta del golpe de Estado

Seguir leyendo

Opinión

Es una huelga por los derechos humanos

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo