Connect with us

Opinión

¡Uy, trucha! El imperio contraataca

Publicado

el

La distancia que estaría tomando Keiko en las encuestas habría acelerado el disparo de misiles.



En forma bastante calculada, por decir lo menos, aprovechando que políticos y analistas estaban en Cusco o que toda la atención se enfocaba al debate técnico en dicha ciudad, se dejaba estallar en Lima una gravísima acusación que tenía como verdadero objetivo a Keiko Fujimori: se le sindicaba de estar nada menos que comprometida con un lavado de dinero por la friolera de 15 millones de dólares.

Claro que después de la desinflada abrupta que hoy padeció la presunta bomba periodística de la víspera, con el pronunciamiento escrito de la DEA en que se dice a la letra que “Keiko Fujimori no está, ni ha estado previamente bajo investigación por la DEA”, no faltarán los esfuerzos por maquillar el sentido del polémico reportaje, que hizo recordar a aquel penoso incidente entre un periodista con el expresidente Paniagua del año 2000.

Sin embargo, el daño está hecho. Se puede fácilmente cortar una almohada frente a una ventana de un alto edificio y dejar salir la espuma en su interior. Lo que es más complicado es pretender volver a introducir esas espumas en la misma almohada remendada. Lo que se lanza a la opinión pública ya tomó su propio vuelo. Aunque la denuncia haya sido “trucha”.

Eso lo saben quiénes articulan las campañas sucias en esta elección. Pero solo basta saber sumar dos más dos para entender que si esto aparece a pocas tres semanas de las elecciones, no puede ser una casualidad. Más aún si el propio cuestionado reportaje indica que la presunta investigación que comprometería a Fujimori y al secretario general de su partido dataría de hace tres años. No, definitivamente no hay casualidades.

Y esto refuerza un runrún que venía sonando hace una semana: que los últimos diez días previos al 5 de junio serían de una contraofensiva general, a toda costa y sin escatimar costos, contra la candidata fujimorista. Porque no solo son los nakos militantes quienes no la quieren en el poder. Tampoco intereses mercantiles abroquelados en una parte conservadora de la derecha, que ha sabido mantener ciertos privilegios, ven bien perder la oportunidad de poner a PPK en el poder.

Al parecer, la prematura distancia que estaría tomando Keiko en las encuestas habría acelerado el disparo de los misiles envenenados. Al fin y al cabo, si se lanzan al final de la campaña, no habría tiempo para responder ni desactivar las bombas. Pero eso es lo que viene. Así es la política. Cuanto menos, aquí.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Opinión

Mensaje mafioso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo