Connect with us

Opinión

#LoMásLeído: Una secretaria de lujo

Publicado

el

Estos son algunos de los cuestionamientos públicos a la todopoderosa asesora presidencial: ¿cuántos más permanecerán bajo la alfombra?



Ni bien estrenado su gobierno, Pedro Pablo Kuczynski dijo contar con un “gabinete de lujo” encabezado por el premier Fernando Zavala y compuesto por un grupo de tecnócratas más que políticos. El optimismo se desbordaba, empezando por una mañanera rutina semanal de aeróbicos en Palacio, pasando por los siete mandamientos impuestos por el propio PPK a sus ministros (irónico que uno de ellos fuese el “ser absolutamente incorruptible”).

Sin embargo, el encanto duró poco pues la realidad pronto superó la algarabía y se evidenciaron los cuestionamientos a su gobierno, traducido ello en interpelaciones por doquier: muchas de las cuales, en honor a la verdad, estaban plenamente justificadas por el Congreso. Hubo censura a Jaime Saavedra del Minedu y Alfredo Thorne fue obligado a dimitir al MEF al no haber obtenido la confianza solicitada al Parlamento.

Precipitó la caída de Kuczynski el salpicado escándalo de corrupción con Odebrecht, incluida la difusión de los denominados mamanivideos que revelaban el reclamo de obras para sus regiones de un grupo de congresistas a cambio de no votar por la vacancia de octogenario expresidente. Como reseñó oportunamente un medio de comunicación, el consejo de ministros “de lujo” se convirtió en un gabinete “de lejos”. Asumió, entonces, las riendas del país el embajador político en Canadá, Martín Vizcarra, quién juró mil y un veces que gobernaría para todos los peruanos (lo que mucho, por cierto, le creímos).

El hoy presidente accesitario es conocido también por persistir en rodearse de un círculo de extrema confianza, siendo su mayoría de integrantes moqueguanos. Y en ese privilegiado entorno se encuentra doña Mirian Maribel Morales Córdova, secretaria general de la Presidencia de la República, sobre quien pesan serios cuestionamientos. Uno de los primeros fue su designación como miembro del Directorio de Electroperú, pues su hoja de vida da cuenta de poco más de nueve años de experiencia en la gestión pública –particularmente sobre temas medio ambientales–; es decir, poca o nula experiencia en el sector energético.

De acuerdo con el reglamento de funciones (ROF), el despacho de Morales se encarga, entre otros, de “gestionar las solicitudes de audiencias, visitas e invitaciones dirigidas al presidente de la república para actos oficiales que se efectúen en el ámbito nacional o exterior”. No obstante ello, días atrás el cada vez más timorato premier Zeballos se sintió incómodo por la presencia del controvertido Luna Gálvez en la reunión celebrada en Palacio con los congresistas electos de Podemos. ¿Acaso la señora Morales no hizo su tarea de coordinar previamente la lista de invitados o Zeballos exageró en su engorro?

Por otro lado, como resultado de una investigación a cargo de la Contraloría General de la República, se detectó perjuicio económico por cerca de 100 mil soles en obras sobrevaloradas para la remodelación del comedor y cocina principal de Palacio de Gobierno, una situación que comprometió directamente a la señora Morales y varios funcionarios. Pasado más de un año, no solo no hay acciones concretas de la investigación, sino que además los mismos funcionarios siguen laborando con total normalidad (puede constatarse ello en el portal web). Ah, verdad: ¿y la Contraloría y la Fiscalía que dicen? Nada. El último organismo anda bastante atareado en exigir la destitución de los fiscales supremos Chávarry y Gálvez.

No podemos dejar de mencionar la designación y posterior renuncia de su hermanísimo Juan Morales, quien ejerció el cargo de asesor de la SUNARP aunque distaba de cumplir el perfil requerido, según observación de auditoría interna.

Estos son solo algunos de los cuestionamientos públicos que se hacen a la todopoderosa asesora presidencial. Nos preguntamos cuántos más permanecerán –aún– bajo la alfombra. Desde luego, con un exorbitante sueldo de 25 mil soles (sin considerar su dieta como directora de Electroperú) nos atrevemos a firmar que doña Mirian sí es, realmente una secretaria de lujo.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La OPS desmiente al Gobierno

Seguir leyendo

Opinión

El estate quieto funcionó

Seguir leyendo

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo