Connect with us

Opinión

Una guerra a la vez

Publicado

el

La mayoría parlamentaria no debe dejarse presionar por sectores religiosos para sacar a Martens. Debería guardar pólvora para el TC y su sentencia apócrifa.



Mientras Abraham Lincoln, el gran presidente republicano, libraba una guerra civil contra los esclavistas demócratas del Sur de los Estados Unidos, se suscitó un grave incidente con los dominios británicos del Canadá. Los militares, siempre listos a desenfundar sin medir las consecuencias políticas de las balaceras, le exigían a Lincoln invadir Canadá, lo que el presidente rechazó de plano con la siguiente frase: “Una guerra a la vez”. Dispuso, entonces, que se hagan las paces de inmediato con Canadá.

Marilú Martens, ministra de Educación, se presenta este viernes 8 de septiembre ante el pleno del Congreso para ser interpelada por la huelga magisterial que duró más de 2 meses, por la grave afectación del año escolar y por los paupérrimos rendimientos de la política educativa. Es evidente para cualquiera que tenga buena fe que la interpelación de la ministra está plenamente justificada pues, aunque la huelga terminó con la capitulación del extremista Pedro Castillo —representante magisterial del Conare/Proseguir/Movadef/Sendero Luminoso—, el manejo político del Ministerio de Educación fue un desastre.

Hay que recordar que la interpelación de Martens fue apoyada por casi todas las bancadas, desde Fuerza Popular hasta el Frente Amplio, excepción hecha del oficialismo, así que no se puede decir que sobre este mecanismo de control político del parlamento no haya existido un consenso plural y mayoritario.  El punto es que si luego de la interpelación, en la que Martens recibirá sin duda alguna fuego graneado, el Congreso deba intervenir en el Ejecutivo y mandar a la ministra a su casa.

Creo firmemente que no. Es obvio que el futuro de Martens depende de los votos de Fuerza Popular, acompañados del Apra y de los que quieran sumarse. Pero la bancada mayoritaria y su aliado aprista enfrentan hoy un problema mucho mayor de cuya solución dependerá en buena cuenta el poder que hoy ostentan en el Congreso. En efecto, abrirse un frente más cuando está pendiente la respuesta política (cualquiera que esta fuera) a la seudo resolución del TC que declara la inconstitucionalidad del reglamento del Congreso sobre el funcionamiento de las bancadas (la mal llamada “ley antitránsfuga”), sería uno de esos errores estratégicos que Lincoln le señalaba a sus generales. Martens no es prioridad; la seudo resolución del TC sí.

Que Martens tiene enemigos que la tienen como prioridad es otra cosa. Los sectores religiosos le han declarado la guerra por su agenda de género en la currícula escolar. Yo que no soy religioso también soy enemigo jurado de la ideología de género pero, siendo realistas, esa batalla ya la perdió Martens y el gobierno desde que una sentencia judicial le ordenó modificar la currícula; desde que su posición política ha quedado pulverizada por la huelga; desde que sabe que está en manos de la mayoría parlamentaria que le ha dado al gobierno el claro y contundente mensaje de que la agenda de género no pasará mientras esa mayoría exista durante los próximos cuatro años.

Martens no es ninguna tonta para seguir desafiando a la mayoría fujimorista en esa guerra que ya perdió. ¿Cuánto tiempo pasará para que sea PPK el que finalmente la saque? No creo que mucho.

Así las cosas, la mayoría parlamentaria no debe dejarse presionar para sacar a Martens. Debería guardar pólvora política, legal y constitucional para el TC y su sentencia apócrifa:  ¡Una guerra a la vez! Así se ganan.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Es una huelga por los derechos humanos

Seguir leyendo

Opinión

Cold case

Seguir leyendo

Opinión

Policía bueno y policía malo

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo