Connect with us

Opinión

“Una cuestión de indultos”

Publicado

el

El sentido de la entrevista concedida por el presidente de la república



El presidente de la república ha dejado la puerta abierta para indultar al expresidente Fujimori y a su hermano Antauro Humala en una entrevista concedida este fin de semana al director periodístico de Latina Augusto Álvarez Rodrich.

Sobre el primero, la condición sería un cambio en su estado de salud. Coincide en ello con Alan García, quien también se ha pronunciado en ese sentido y con la misma condición en una entrevista para POLÍTICO.PE. Sobre su hermano Antauro, el presidente simplemente afirmó que “está luchando para no pensar en ello” pues, se entiende, aquí no habría más condición que el parentesco.

Empecemos por una cuestión de principios: el derecho absoluto del presidente para indultar a quien le parezca. Para mí ese es un principio que está por encima de cualquier otra consideración y es conocida mi posición contra aquellos que pretenden arrebatarle al presidente sea quien sea ese derecho constitucional o maniatarlo con una serie de formulismos legales o ideológicos. Atenta contra la institución política del indulto presidencial el hecho de que el presidente se convierta en una mesa de partes de cualquier burocracia estatal o internacional.

Dicho esto, es evidente que en el caso de su hermano Antauro el indulto se producirá de todas maneras. Ha procedido políticamente bien el presidente en mantener a su hermano preso durante casi todo su mandato. Haberlo indultado a inicios del mismo hubiera significado que estaba más interesado en dar solución a un problema familiar que en gobernar el país (su hermano hubiera sido su peor pesadilla política y la del Perú). Pero ahora que su gobierno ya termina es imposible para un hermano dejar preso a otro cuando tiene el legítimo poder de indultarlo. ¿Alguien dejaría a su hermano preso en su lugar? Así pues, luego de más de diez años de carcelería durante el mandato de tres presidentes Toledo, García y Humala, nadie le podrá decir al jefe del Estado que fue blando con su hermano o que lo favoreció y le hizo la vida fácil.

El problema político aquí es que Antauro Humala no puede salir a la calle si no sale Alberto Fujimori, otro que ya lleva casi diez años preso por homicidio. Como en ambos casos la sociedad ha sido afrentada penalmente con sus actos, nunca habrá consenso sobre sus indultos. Es decir, siempre para alguien será injusto que salgan libres. Pero en la percepción de la opinión pública sería mucho más injusto que solo salga el hermano a que salgan ambos.  

Así las cosas, la pregunta es cuándo saldrán Antauro Humala y Alberto Fujimori en libertad. Independientemente de la polémica que cause cuando ello se produzca, es mejor para el interés del país que sea después de culminado el proceso electoral y no antes (Navidad o Año Nuevo), pues tanto Antauro Humala como Alberto Fujimori se convertirían en actores de una campaña electoral en la que no participarían pero que contaminarían, sin duda.

Además, el gobierno podría conservar casi hasta el final a su premier, quien —suponemos— se iría apenas el mandatario estampe su firma en esos indultos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La OPS desmiente al Gobierno

Seguir leyendo

Opinión

El estate quieto funcionó

Seguir leyendo

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo