Connect with us

Opinión

Un juez no tan santo

Publicado

el

En audio difundido por Manifiesto, vocal supremo César San Martín le pidió a su “hermano” Walter Ríos que presione a una jueza del Callao en un caso familiar. Para abogados Enrique Ghersi y Aníbal Quiroga, eso configura delito de tráfico de influencias.



Pese a que cierto sector con ceguera selectiva vocifere que “no hay nada” en el audio difundido por el portal ‘Manifiesto’ que exhibe una conversación entre el juez supremo César San Martín y el encarcelado juez Walter Ríos (expresidente de la Corte Superior del Callao), el abogado Enrique Ghersi manifestó a Político.pe que sí se habría cometido el delito de tráfico de influencias, puesto que San Martín le pidió un favorcito (“Por favor, pues, hermano, presiona eso”, se le oye a CSM en la grabación) a su colega –y “hermano”– de rango menor para que presione a una jueza del Cuarto Juzgado de Familia del Callao en agilizar una causa familiar.

Dicho proceso, vale remarcar, se trata de la resolución de interdicción de la hermana de César San Martín que faltaba comunicarse a Sunarp y Reniec para su posterior inscripción. Eso era lo que CSM pretendía agilizar a través de su subordinado.

De similar opinión es el doctor Aníbal Quiroga, quien al igual que Ghersi mencionó que –además de configurarse el delito tráfico de influencias– hay una “grave falta ética”. Por lo tanto, Quiroga sostuvo que el fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, “debería iniciar una investigación” en contra de César San Martín, pues es lo que corresponde dada su condición de vocal de vocal supremo. En efecto, según fuentes cercanas a Chávarry, este emprendería una pesquisa en las próximas horas.

Pero lo más patético de esta situación fue, sin lugar a dudas, la defensa que esgrimió San Martín ante la difusión de su comprometedor audio. En conversación con Canal N, el juez supremo –que, recordemos, también aparece en las agendas de Nadine Heredia y libró a Ollanta Humala del Caso Madre Mía– declaró que utilizó “presionar” como “un término coloquial que todos usamos”. Y, a continuación, se enredó en sus propias palabras: “No buscaba agilizar, sino dar celeridad al caso”.

Es importante destacar la actuación del colega Jimmy Chinchay, pues ningún momento se amilanó ante el ídolo de barrio caviar y lo encaró: “Usted ha sido presidente de la Corte Suprema y lo ha llamado, ¿no tiene un abogado que se encarga del caso? ¡Está metiendo presión! Usted le está diciendo a Walter Ríos: presione eso”.

Aquí no hay colores políticos que valgan: César San Martín debe ser investigado con prontitud por la Fiscalía de la Nación y, en paralelo, el Congreso debe presentar una denuncia constitucional en su contra con el fin de que, por lo menos, aclare ante la Representación Nacional de una buena vez y sin entrar en contradicciones. Y es que, ante la ley todos deberíamos ser iguales, así haya algunos suertudos con poderosos “hermanitos”.

Antes de culminar quisiera plantear una pregunta: ¿Cree que IDL hubiera publicado el audio del juez San Martín? Usted conoce muy bien la respuesta.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Cold case

Seguir leyendo

Opinión

Policía bueno y policía malo

Seguir leyendo

Opinión

No todo está perdido

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo