Connect with us

Opinión

¡Un jabón… y regreso!

Publicado

el

A pocas semanas de elegir a los nuevos representantes del Poder Legislativo, es el show populachero el que se viene imponiendo.



Aquellos que pasamos las cuatro décadas aún recordamos la contagiosa frase “¡un comercial… y regreso!”, popularizada por el emblemático animador Augusto Ferrando antes de pasar a la tanda publicitaria. Bueno, pues: a pocas semanas de elegir a los nuevos representantes del Poder Legislativo, es el show populachero el que se viene imponiendo a los planteamientos que los candidatos al Congreso pudieran presentar para sacar a nuestro país del marasmo en que se encuentra.

Por ello, continuando con el show, esta semana acabamos de ser testigos del sesudo y alturado debate entre Mario Bryce (Solidaridad Nacional) y Julio Arbizu (Juntos por el Perú), en el que una vez finalizadas sus respectivas intervenciones el primero terminó regalándole dos jabones al segundo, logrando lo que las propuestas de ambos no pudieron: armar un escandalete mediático para beneficio de los medios de comunicación, que ahora tienen con qué llenar sus portadas magnificando una discriminación que no existió.

Tengan la seguridad de que si alguno de estos individuos es elegido como congresista será por los jabones mas no por sus propuestas para el país.

Argumentos como “tú has sido fujiaprista”, “yo no soy caviar” o “soy menos corrupto que tú” son los que imperan en esta seudocampaña electoral, que está demostrando lo que muchos ya sabíamos desde el inicio: no hay manera de garantizar que quienes resulten elegidos sean mejores a los congresistas defenestrados. Parece que a los postulantes no les interesa informar a la población de que, a pesar de no existir un Congreso obstructor –pues está disuelto–, casi la totalidad de los ministerios no ha invertido más del 50% de su presupuesto. Y es que más vende el escándalo y la diatriba que la docencia política.

Lo cierto es que sin obras ni liderazgo estamos empezando a levitar en una incertidumbre social, política y económica, corriendo el serio riesgo de que la dejadez general traiga como consecuencia el surgimiento de caudillos extremistas que azucen a una ciudadanía desanimada de la democracia, y de que finalmente terminemos convirtiéndonos en otra Venezuela.

Triste decirlo, pero pareciera que luego de las elecciones y conocer a los elegidos solo nos quedará exclamar: ¡Un jabón…y regreso!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La OPS desmiente al Gobierno

Seguir leyendo

Opinión

El estate quieto funcionó

Seguir leyendo

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo