Connect with us

Opinión

“¿Un champancito, ahijadito?”

Publicado

el

Mario Vargas Llosa y su liberalismo de relaciones públicas



Mario Vargas Llosa se ha pasado toda esta semana como gran anfitrión de eventos sociales “liberales” en Lima, dentro de los cuales, casi al final, criticó a Ollanta Humala por no recibir a las esposas de dos opositores venezolanos. El Nobel se escandaliza por la paja pero deja intacta la viga en el ojo de un presidente que él garantizó y sigue avalando con su cómplice silencio.

¿No “lamenta profundamente” —como le gusta decir— que el gobierno que él ayudó a instalarse en su país se encuentre acusado de espionaje oficial a opositores? ¿No merece su rechazo la maquinaria de corrupción del régimen que él presentó como de “una honestidad que marcaba la diferencia”? ¿No le incomodan las crecientes sólidas sospechas del financiamiento chavista a la campaña de Humala, a través de su esposa? ¿No le molesta que su patrocinado siga colocando al Perú de comparsa de una Unasur que legitima al régimen venezolano que el escritor dice repudiar?

Y por último, ¿no le parece incompatible con su prédica antichavista que su ahijado político siga mostrando devoción y admiración al fundador ideológico de ese régimen?

Si para el escritor lo único que merece criticarse de Humala es que no recibió a dos señoras, ya sabemos que, para él, el “liberalismo” no pasa de ser un ejercicio de relaciones públicas.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La OPS desmiente al Gobierno

Seguir leyendo

Opinión

El estate quieto funcionó

Seguir leyendo

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo