Connect with us

Opinión

Tristes querellas en el viejo Congreso

Publicado

el

De lo que son capaces nuestros congresistas por un voto



Esta semana el congresista Víctor Grández fue suspendido por 120 días. ¿La razón? Estar comprometido con trata sexual infantil. En el hostal Toro Bravo, de propiedad de su familia, ingresaban menores de edad que eran explotadas por proxenetas, con conocimiento del congresista. Nada menos.

Con esta son cuatro suspensiones en una semana, pues también corrieron la misma suerte los legisladores Heriberto Benítez y Víctor Crisólogo por vinculaciones con el caso La Centralita, y José León por conexiones al narcotráfico. Con esto suman 19 los congresistas suspendidos en este gobierno. 

La mayoría de estas suspensiones son bienvenidas, pues son casos indefendibles que hasta los otorongos repudian, y muchos de ellos debieron incluso ser desaforados.

Llamó la atención, sin embargo, la cerrada defensa que hizo Javier Bedoya del congresista Grández. Fue tan ardorosa que hasta su fiel compañera de bancada Marisol Pérez Tello se opuso tenazmente a ese respaldo.

¿Qué hay detrás? Una aspiración de Bedoya es la presidencia del Congreso, y para ello necesita los votos del fujimorismo. Aunque sea paradojal, Grández, expulsado de Fuerza Popular, sigue ocupando la misma curul y vota con la bancada fujimorista. Tristes manejos de nuestros congresistas, que despiden a un indeseable para la platea, pero en realidad sigue ahí. Todo sea por un voto.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El doble rasero en el Perú

Seguir leyendo

Opinión

Sí al voto preferencial

Seguir leyendo

Opinión

RBG y el TC

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo