Connect with us

Opinión

¡Tragedia en Plumereros!

Publicado

el

A las diez y cuarto de la noche sonó la alarma de incendio. En 25 minutos el fuego había sido controlado... entonces se desató el infierno.



Hacía calor en el verano de 1931 y las aguas estaban movidas. En la víspera de Reyes un partido de fútbol había terminado con su cuota de muertos y protesta. En la última semana de enero el Partido Social Nacionalista del Perú, del doctor Wieland, había lanzado la candidatura de Sánchez Cerro, que pretendía postular sin dejar la presidencia y generando resquemor nacional. Aroma de golpe había hace rato. El asunto era cuándo.

Aquel sábado 14 de febrero no existía San Valentín, menos el día de los enamorados. Era sábado de carnaval y asunto concluido. Y todos a disfrutar el reinado de Soledad I. Las fiestas y conspiraciones estaban por todo lo alto, cuando sonó la alarma. A las diez y cuarto de la noche se había desatado un incendio en la casa de muebles de la testamentería Freyre ubicada en el 345 y 347 de la calle Plumereros, alguna vez Lártiga y hoy Camaná.

A tenor del informe del Jefe de Bomberos al prefecto de Lima, en cosa de 25 minutos el fuego había sido controlado. Sonó en tono triunfal la voz de alto y cuando los bomberos se iban a retirar… el segundo piso se desplomó sepultando a varios voluntarios.

En gran manifestación de solidaridad fueron extraídos con vida: Gustavo Mongrut, comandante de la Cosmopolita; Fernando Lund, capitán de la France; Jorge Gallesi, Rafael Galesio y Carlos Rivarola de la Roma; Manuel Reátegui de la France, Luis Melena y Carlos Vidal de la Cosmopolita; Carlos Rivera de la Lima.

Los compañeros heridos eran conducidos a la Asistencia Pública, a la Maison de Santé o al Hospital Italiano. A las tres de la mañana llegó un regimiento de zapadores a ayudar en la remoción de escombros. Al rato, ya no había esperanza de encontrar a nadie con vida y más bien era momento de dedicarse a honrar a los caídos: Juan Acevedo, capitán de la Cosmopolita; Eleazar Blanco, teniente de la Cosmopolita; Pedro Torres Malarín, seccionario de la Salvadora Lima; y Juan Ochoa de la Roma. Carlos Vidal subteniente de la Cosmopolita falleció en el hospital.

Eran las cinco de la mañana, todo había terminado. Faltaban horas para el llanto, para el desfile de autoridades y la seguidilla de discursos culposos y tardíos. Gloria y honor a los caídos.

Ah, los propietarios fueron encarcelados pues el fuego había sido provocado.

Opinión

¿Elecciones o concurso de popularidad?

Seguir leyendo

Opinión

Ciudadano K

Seguir leyendo

Opinión

Candidato sin testosterona

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo