Connect with us

Opinión

Tienen que pagar (¡no solo con su libertad!)

Publicado

el

El trabajo es el vehículo más eficiente para que los corruptos compensen a la sociedad.



Hay mucho pesimismo acerca de la probidad y celeridad con la que actuará nuestra administración de justicia en estos colosales casos de corrupción. Duberlí Rodríguez, presidente del Poder Judicial, se comprometió en implementar de manera inmediata el Sistema de Justicia Especializada para Delitos de Corrupción y, sin embargo, tenemos la ola encima. Cada minuto cuenta ante el peligro de fuga o destrucción de evidencia y en el Perú hasta lo urgente tiene “sus tiempos”.

Como la esperanza es lo último que se pierde y hay mucha presión de la opinión pública porque la prensa no es la goleadora en este partido— pensemos por un minuto que nuestras instituciones funcionan correctamente, y que hay intención política de poner orden y capitalizar este terrible escenario para dar castigos ejemplarizadores.  

Algunas reflexiones:

1. Hoy existen cerca de 80 mil reos con una sobrepoblación del 132% y en crecimiento exponencial. Según el Minjus, en los próximos veinte años se debería construir 83 nuevas cárceles, que se sumarían a las actuales 67. ¿Por qué se proyectan a un plazo tan largo? La necesidad es inmediata, ejecutemos.

2. Las empresas corruptas deberían construir cárceles gratuitamente como parte de su indemnización; tienen el equipo y la infraestructura para hacerlas. Podrían empezar por remodelar El Frontón, cerrado desde la matanza de 1986. La falta de espacio en ningún caso puede ser utilizado como “excusa” para eludir la obligación de encarcelar y castigar a los corruptos. 

3. Según informe de PCM de mayo último, la corrupción genera pérdidas de diez mil millones de soles anuales. Imaginemos el número astronómico y la dimensión de estragos en nuestra sociedad si se suman estos últimos descubrimientos. Hay daños que no pueden medirse, como la desintegración social o la desconfianza a nuestras instituciones.

4. Es imperativo que estos funcionarios públicos condenados por cohecho, lavado de activos y delitos asociados trabajen todo el plazo del castigo optimizando sus habilidades (no las de pillos ciertamente)— y entreguen al Estado el íntegro de lo generado. ¿Por qué nos van a seguir costando?

5. La CIDH cuestiona el trabajo en las cárceles, lo califica como una “suerte de esclavitud”. Sin embargo, en Brasil la remodelación de infraestructura deportiva y en Chile los trabajos de reforestación han tenido mucho éxito, incluso fuera de los albergues.

Los corruptos tienen una inmensa deuda con nuestro país. El trabajo es el vehículo más eficiente e inmediato para que empiecen a pagar. ¡Las lágrimas de cocodrilo no son suficientes! 

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Opinión

Mensaje mafioso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo