Connect with us

Opinión

Tía María va y no va

Publicado

el

POLÍTICO.PE supo que la resolución que da pase a Tía María fue firmada por el ministro de Energía y Minas, Francisco Ísmodes; sin embargo, el presidente Vizcarra recién hará el anuncio en su discurso de 28 de julio.



El gobierno le dio pase al proyecto Tía María, pero con condiciones. En el despacho del ministro de Energía y Minas, Francisco Ísmodes, está firmada la resolución ministerial que autoriza a la empresa Southern Perú a iniciar la construcción del proyecto minero. Este primero de agosto vencía la vigencia el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que ya había obtenido la empresa hace un buen tiempo. Sin la licencia de construcción Southern Perú volvía a cero.

La exploración y el inicio de la explotación de Tía María tomaron seis años, respectivamente. Para una empresa que vivió uno de los conflictos minero ambientales más violentos y prolongados de esta década, no tener que realizar un nuevo EIA es sin duda una victoria. Aunque parezca paradójico, es bastante más que del lobo un pelo.

La licencia de construcción para Tía María demoró excesivamente en el gobierno PPK-Vizcarra. Hasta hace un corto tiempo el ministro de Energía y Minas no se decidía a firmarla. Al filo del plazo, Southern Perú apeló directamente al presidente Vizcarra. La empresa propuso el esquema de la mina Quellaveco (Moquegua, Anglo American y Mitsubishi) que se resume en: tengo la licencia pero no muevo ni un grano de tierra. No construyo ni un punto.

En esa reunión Southern Perú se comprometió además a seguir avanzando con el proyecto cuprífero Michiquillay en la conflictiva Cajamarca, recientemente comprado y que significa una inversión de $2000 millones. La condición puesta por el gobierno para Tía María es absolutamente limitante para la inversión minera. Solo podrá iniciar sus operaciones si obtiene la licencia social de la población de Islay. Salva su EIA pero tiene que seguir esperando para iniciar la explotación, un hechizo difícil de conculcar.

Inevitablemente, Southern tendrá que seguir lidiando con las huestes del irreductible y hoy en campaña Antauro Humala para obtener la autorización de la población de Islay. También con los simpatizantes de Marco Arana y Verónika Mendoza. El patriarca de los Humala, Isaac, ya anunció hace unos días en un artículo en el diario Expreso que Tía María no va; Antauro no lo permitirá. En ese sentido, está en lo cierto. Difícil que vaya en el corto plazo.

La explotación de la mina de cobre Tía María ha sido, al igual que Conga, sumamente conflictiva pese a significar una inversión de $1400 millones, cifra nada despreciable para un país que tendrá un pobre crecimiento de 2,6% en el 2019.

Una vez más, los gobiernos le dan la espalda a la inversión privada, perjudicando el desarrollo del Perú. Vizcarra anunciará este va y no va de Tía María el 28 de julio en su discurso presidencial. Mientras, la resolución ministerial firmada permanece en la oficina del ministro Francisco Ísmodes.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Gobierno golpista en piloto automático

Seguir leyendo

Opinión

¿Morir en una cárcel?

Seguir leyendo

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo