Connect with us

Opinión

Tete a tete con Antauro Humala

Publicado

el

¡Dios, cómo vamos a extrañar a Cosito!



Tanto le gusta fomentar outsiders a un grupo de líderes de opinión pública —ávido de inventarse un candidato presidencial de última hora que le permita incrementar sus ingresos por asesorías— que el menos esperado les podría dar al trasto con sus expectativas crematísticas y, mucho peor aún, con la paz de todo el país. Así sucede cuando, creyendo que los outsiders son ángeles que caen del cielo y nos vienen a salvar de todos nuestros males con una ayudita de nuestras asesorías, se termina invocando al diablo.

Pues bien, si mañana habrá un outsider con todas sus letras, ese será Antauro Humala. La Fiscalía acaba de calificar el “Andahuaylazo” como delito de rebelión para los reservistas implicados en ese hecho sangriento en el que murieron varios policías y, por lo tanto, resulta un poco estúpido que el coautor del mismo, Antauro Humala, sea el único que tenga una calidad penal distinta de la de sus coacusados. En simple: ¿cómo Humala puede ser coautor de homicidio si todos sus coautores han sido absueltos por ese mismo delito? De ahí solo hay un paso para la liberación por haber cumplido su carcelería.

Visité a Antauro Humala hace seis meses en su prisión de Virgen de las Mercedes, en Chorrillos, a instancias de su hermano Alexis. Como muchos saben, todos somos de la comunidad del colegio Franco Peruano. Más radical que nunca pero bastante lúcido y en perfecta condición física, allí me adelantó lo que iba a pasar tras una larga odisea judicial encabezada por su padre. Cuando le pregunté si había recibido algún apoyo de su hermano, el jefe del Estado, un rictus de ira y una catarata de diatribas impublicables me dejaron bien claro —teniéndolo cara a cara— que entre ellos dos no había vuelta atrás y que no esperaba ni necesitaba nada del “felón” (¡Dios, cómo vamos a terminar extrañando a Cosito!). Por eso me da risa cuando se especula que tras la reunión del presidente con el fiscal Sánchez se habría cocinado la liberación de Antauro. Ay, nuestros opinólogos, siempre chapuceros.

Nos despedimos en francés y me dijo “merci” por haberlo escuchado. También que, cuando saliera, iba a reivindicar el honor de su familia haciendo política. “Sabe que no le puedo desear suerte”, le dije. “No importa —respondió—. Tú ya tienes mucha porque estás aquí; ese será tu amuleto. Yo no olvido”.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Caviares no quieren soltar el TC

Seguir leyendo

Opinión

COVID-19: fiasco gubernamental

Seguir leyendo

Opinión

El verdadero grupo de poder

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo