Connect with us

Opinión

Terrorismo con azúcar

Publicado

el

Es TERRORISMO, no conflicto armado interno. Los terroristas son ASESINOS, no presos políticos. Los comandos Chavín de Huántar son HÉROES, no violadores de derechos humanos.



En aras de “pacificar” el país tras la dictadura fujimontesinista, el fenecido presidente provisional Valentín Paniagua ordenó en el 2001 a un grupo de intelectualoides, a cargo de Salomón Lerner Febres (entonces rector de la PUCP), que elaboren un informe en torno al derramamiento de sangre que vivió el Perú a causa de Sendero Luminoso y el MRTA. Así se gestó la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) cuyas conclusiones –entregadas en 2003 durante la gestión del prófugo Alejandro Toledo– han dado pie a la revalorización de esos MALDITOS que se levantaron en armas, que acabaron con la vida de miles y miles de compatriotas.

Desde la visión de los pensadores bajo la batuta de Lerner Febres, lo que sucedió en territorio nacional entre los años 1980 y 2000 no fue TERRORISMO sino un simple “conflicto armado interno”, en el que gran parte de responsabilidad fue compartida por las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional por haber puesto en práctica una presunta “sistemática y generalizada violación de los derechos humanos”. Los dizques lumbreras nos vendieron la idea de que los comandos antisubversivos y SL y el MRTA son igual de culpables de la muerte de más de 70 mil peruanos y, para nuestra desgracia, se la compramos sin el mayor reparo.

Los terrucos se convirtieron de esta manera en integrantes de grupos beligerantes y no en lo realmente que son: ASESINOS. La CVR edulcoró al TERRORISMO y facilitó su ingreso a las aulas. Y de ello puedo dar fe.

En mi fugaz paso por la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) –o satélite de la PUCP–, allá por el 2006, recuerdo que hasta dos profesores izquierdistas encargaron a los alumnos revisar el informe de la CVR para, posteriormente, escribir un ensayo sobre los errores de todos los actores del “conflicto armado interno”. Ambos educadores fustigaban la mala praxis del gobierno del indultado exmandatario Alberto Fujimori por usar la fuerza para derrotar a los genocidas. Según su ideologizado pensamiento, se debió negociar amablemente con los “abigeos” para pedirles “por favorcito” que depongan las armas.

Esta situación, lamentablemente, no es ajena a los colegios nacionales y a uno que otro particular. Muchos estudiantes se guían por libros gratuitos que califican a la época de terror como una “guerra de malos contra malos”. ¡Y después nos preguntamos de dónde nació el Movadef cuando todo viene ocurriendo en nuestras narices!

Señores: el terrorismo azucarado se está infiltrando y no estamos haciendo absolutamente nada para impedirlo. Es por este motivo que ni siquiera nos debería sorprender (pero sí indignar) la presencia en el Parlamento peruano de congresistas como Rogelio Tucto (Frente Amplio), quien pide con desparpajo la excarcelación del homicida Abimael Guzmán, o de su colega de bancada Justiniano Apaza, para quien los terroristas del MRTA son presos políticos. No entiendo cómo no les abren procesos disciplinarios para sancionarlos como corresponde por proterrucos.

Que la irresponsable liberación de Osmán Morote, número dos de Sendero Luminoso, nos sirva para desechar las viles etiquetas de la CVR y empezar a llamar las cosas por su nombre. Es TERRORISMO, no conflicto armado interno. Los terroristas son ASESINOS, no presos políticos. Los comandos Chavín de Huántar son HÉROES, no violadores de derechos humanos. Por ahora vivimos en una lucha de ideas que, si no la enfrentamos, terminará en una desgracia como la que ya padecimos antes. Advertidos estamos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Censura y esclavitud

Seguir leyendo

Opinión

Alternancia y paridad: burradas y transparencia 

Seguir leyendo

Opinión

Martín, Maki y Mario

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo