Connect with us

Opinión

Terror y muerte en el Nilo

Publicado

el

Ataque islámico a iglesia de El Cairo sacude el globo y nos hace retroceder siglos.



Hace apenas medio siglo uno miraba hacia adelante y estaba claro que la historia podía entenderse como una continuidad que terminaría expandiendo el progreso a lo largo y ancho del globo. El DDT había acabado con la malaria y para tal caso con las enfermedades transmitidas por mosquitos. Así aseguraban.

Las guerras mundiales se habían peleado para acabar con todas las guerras. Se predicaba por doquier el evangelio del progreso y cosas como el odio religioso se consideraban tan fuera de época, tan del pasado remoto como las cruzadas mismas, como los caballeros medievales o los crueles sultanes turcos.

Y de pronto pasan los años, estás en el nuevo siglo, es Domingo de Ramos y en una iglesia cristiana de El Cairo, más antigua que la iglesia de Roma, decenas de fieles son asesinados en una incursión terrorista de origen islámico.

Una escena del siglo XVI capturando la atención mundial en el nuevo milenio. De muy poco ha servido eso que llamaron progreso. Y encima tenemos el ataque a una base siria con misiles Tomahawk o el alegado uso sirio de armas químicas contra civiles.

De estupor todo. Los halcones dicen que no pasa nada, que ya Putin aceptó mantener una reunión agendada con Trump y que además los gringos avisaron muy poco tiempo antes con el fin de que los rusos pudieran abandonar la base.

¡Por el amor de Jesús y la sabiduría de Allah! Si las cosas son así, ¿quiere decir que en la base siria desde la cual supuestamente se lanzaron las armas químicas había… personal ruso? Disculpen mi francés pero si es así estamos jodidos.

El gran poeta Machado solía aludir en un poema de díptera inspiración a “esta segunda inocencia que da por creer en nada”. Es una gran verdad que los nacidos luego de la Segunda Guerra y educados en el evangelio del progreso vivimos de manera colectiva. Pensábamos que podíamos mejorar este mundo anteponiendo el amor a la guerra y ahora cada quien sobrelleva la incredulidad a su manera.

A lo mejor nos falta temple caribeño para decir que las cosas están muy bien de lo puro mal que están. Pero no me rindo. Y a veces me río del evangelio del progreso. Ese mismo evangelio aseguraba que con la migración a la costa el quechua iba a desaparecer y hoy los quechuahablantes respiramos tranquilos porque la ciudad con más quechuahablantes en el Perú no es otra que Lima.

No todo está perdido.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Edmer Trujillo: otra raya más al tigre

Seguir leyendo

Opinión

¿Elecciones o concurso de popularidad?

Seguir leyendo

Opinión

Ciudadano K

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo