Connect with us

Opinión

Tempestades y mareas

Publicado

el

Clan Orellana se desploma paso a paso: tomará tiempo.



“En tiempos de hipocresía, cualquier sinceridad parece cinismo” es una frase del escritor británico Somerset Maugham, que algunas veces he citado en este espacio por su terca vigencia.

Ella calza con la hipótesis del abogado Felipe Ramos, defensor de Rodolfo Orellana, quien alude a la implementación de un acto psicosocial (no menciona de quién o quiénes) a través del operativo “Tempestad” que ha determinado la captura de nueve integrantes del brazo legal de la red orquestada por dicho sujeto.

El clan Orellana estuvo compuesto por actores de diversos oficios y pertenecientes a distintas entidades públicas o privadas. Sobrevivió con malas artes al amparo de influencias que el juicio deberá identificar puntualmente (políticas, judiciales, policiales, castrenses, burocráticas, periodísticas). La cabeza de la organización —a diferencia de otros casos— sí la mantuvo articulada e hizo congeniar a cada uno de sus miembros operativos, los que oficiaban simultáneamente de sicarios en los tribunales y los pasquines de la misma.

Como en cualquier parte del mundo, desbaratar una mafia toma su tiempo. Hoy solo están los claros indicios de corrupción que llevarán a las pruebas plenas. Parece cinismo oportunista, cortina de humo de otros acontecimientos, pero de ninguna manera puede llamarse “psicosocial” a una pesquisa de la justicia que, en rigor, recién está comenzando.  

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El juicio del ausente

Seguir leyendo

Opinión

El misterioso caso de las “loncheritas”

Seguir leyendo

Opinión

Retrato de un gobierno dictatorial

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo