Connect with us

Opinión

Tell the king: “The sky is falling!”

Publicado

el

El presidente tiene que asumir su responsabilidad que, en este caso, es salvar lo que queda de la gobernabilidad abandonando el poder al que llegó con mentiras y engaños.



Los hechos son los hechos y su fuerza ya es incontenible. El presidente ha tenido que aceptar reunirse con la Comisión Lava Jato a la que el oficialismo pretendió liquidar deslegitimándola a través de su presidenta. Hasta ayer era penoso ver y oír a prominentes miembros de la bancada de Peruanos Por el Kambio defender lo indefendible —esto es, las reiteradas mentiras del presidente con respecto a su vinculación con Odebrecht— y afirmar que el presidente no era mentiroso, que nunca había asesorado a Odebrecht ni directa ni indirectamente, y que no se prestaría al circo de la civilización del espectáculo encarnado por dicha comisión.

Hoy, sin embargo, la presidenta de la comisión ha revelado información pedida a Odebrecht y proporcionada por esa misma empresa en que se da cuenta de que Pedro Pablo Kuckzynski no solo trabajó para ellos luego de ser ministro de Estado de Alejandro Toledo, sino cuando era primer ministro del susodicho corrupto que se embolsicó 20 millones de dólares por dar luz verde a la Interoceánica. Fueron, según Odebrecht, siete consultorías las que brindó PPK. 

Más allá de la infracción constitucional y de los delitos que pudo haber cometido el presidente (y que deben ser materia de investigación en el Ministerio Público y en el Congreso), el punto es aquí que tenemos un presidente mentiroso que nos va contando su relación con la empresa mafiosa a cuentagotas, a medida de que se van descubriendo nuevos hechos que lo involucran, obligado por las circunstancias que en su caso son cada día peores.

Un presidente así no puede seguir en el cargo por una sencilla razón de sentido común: ha perdido toda credibilidad para gobernar por los próximos tres años y medio. Pues, ¿cómo puede gobernar alguien al que la gente no le cree ni lo que come? ¿Cómo puede seguir en el cargo alguien que un día dice A y al día siguiente Z? ¿Cómo puede liderar el país alguien que omitió dolosamente en su declaración de intereses sus relaciones con Odebrecht? ¿Cuál sería su legitimidad?

El presidente no le debe ya una explicación a la comisión Lava Jato. Es muy tarde para eso. El presidente le debe una explicación al país que lo eligió y tiene que asumir su responsabilidad, la cual en este caso es salvar lo que queda de la gobernabilidad abandonando el poder al que llegó con mentiras y engaños. Solo de él depende cómo se va a su casa pensando en el bien de un país que no se merece lo que le está pasando.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Opinión

Censura y esclavitud

Seguir leyendo

Opinión

Alternancia y paridad: burradas y transparencia 

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo