Connect with us

Opinión

“Tarde o temprano todos nos vamos a infectar”

Publicado

el

Esa será la frase con la que el novísimo ministro de Salud pasará a la historia. A la historia universal de la infamia, Borges dixit.



Poca prensa dio cobertura al comentario dicho en una emisora local. Ni siquiera los incisivos periodistas del programa, buenos discutidores e interpeladores, le pidieron una aclaración. La frase quedó colgada.

Pero revela en el fondo que el gobierno sabe que todo lo que se hace, la cuarentena, el cierre de fronteras, la profusa propaganda, no va a tener el fin esperado. Saben que una cuarentena bien llevada pone a las personas en su decimosexto día totalmente sanos, pero sumidos al riesgo de ser contagiados en cualquier momento. En otra palabras, estamos en cuarentena por las puras.

Revela además que las conferencias de prensa de Vizcarra y sus ministros tienen como única finalidad adormecer a la población para que no se propague –más que la enfermedad– el pánico y se desabastezcan los mercados desesperadamente. Y, de paso, iniciar un vergonzoso culto a la personalidad, queriendo erigirlo como el gran líder, severo y justo, firme y decidido, difundiendo a través de las redes abyectos y obscenos saludos de cumpleaños.

Pero cabe también la posibilidad de que el ministro, como buen comunista, esté lanzando un globo de ensayo para ir poniendo el parche de lo que sabe será un fracaso. “Yo lo advertí”, dirá cuando le tomen cuentas. Sabe que la implementación de las torres de Villa El Salvador es casi como construir un hospital nuevo desde cero, porque lo importante no son las paredes sino los implementos médicos que hoy escasean. Y sabe que la capacidad hospitalaria peruana es un desastre de alto riesgo para el que tiene la desgracia de ingresar  allí. Y como sabe que no se va a cumplir, actúa de mono con metralleta para distraer a la platea.

Todo lo cual revela que para el gobierno esta es una oportunidad de empoderamiento político más que otra cosa. No se trata de salir airosos sino de parecerlo. La domesticación de la prensa, el hostigamiento a los críticos, y la genuflexión de su Congreso le irán abriendo el camino. Ya vemos cómo, en estado de emergencia y con el pánico desatado, las masas aplauden lo que se mueve.

¿Se podría haber hecho otra cosa? Probablemente no. De hecho es lo mismo que se hace en todas partes. Pero ese no es el punto, porque al fin y al cabo este será un tema que resolverán los que implementen la vacuna. El punto es el tipo de aprovechamiento que se esta urdiendo, en base al engaño, para obtener rédito político y soñar con mantenerse en el poder.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Descalabro con renuncias

Seguir leyendo

Opinión

La mayoría silenciosa

Seguir leyendo

Opinión

¿Por qué legalizan la estupidez?

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo