Connect with us

Opinión

Sumas y restas en la región

Publicado

el

Los cambios de gobierno en Bolivia y Uruguay representan avances significativos para afirmar principios y valores democráticos en el hemisferio.



Después de catorce años en el poder, Evo Morales tuvo que renunciar cuando auditores de la OEA y de la Comunidad Europea (que el mismo convocó para supervisar los comicios) descubrieron que había organizado un fraude para reelegirse. Fue pillado cometiendo un delito, por lo cual están presos los miembros del Tribunal Electoral y el exmandatario ha sido comprendido en el proceso judicial, con una orden de extradición para que responda ante los tribunales de justicia de su país.

Algo más grave todavía: asilado Morales en México, se conoció un audio en el que Morales daba directivas a un narcotraficante para bloquear el ingreso de camiones con alimentos a las ciudades. Por ese delito, el nuevo régimen boliviano también ha denunciado al expresidente ante la Corte Penal Internacional, porque privar deliberadamente de comida a la población constituye un crimen de lesa humanidad.

El segundo hecho positivo ha sido, sin duda, que el Frente Amplio del Uruguay –conformado por agrupaciones de izquierda, entre ellas el Partido Comunista– fuera derrotado en los recientes comicios.

Dejarán de gobernar después de quince años ,y ejercerá la presidencia el exdiputado y senador del Partido Nacional, Luis Lacalle, hijo de un jefe de Estado del mismo nombre: un político de reconocida trayectoria democrática.

En ambos casos, el chavismo perderá dos aliados incondicionales, pero esos reveses han sido compensados por la victoria del binomio Fernández-Kirchner en Argentina, régimen que no solo ha concedido asilo político a Evo Morales sino que ha retirado las credenciales diplomáticas a la embajadora designada por el presidente Guaidó de Venezuela. Y, asimismo, ha trasladado a Buenos Aires al llamado Grupo de Puebla, integrado por los mismos políticos que formaron parte del corrupto Foro de São Paulo, bastión desde donde construyeron una plataforma diplomática de apoyo al régimen de Chávez primero y de Maduro después.

En ese contexto, preocupa la posición del presidente mexicano López Obrador, que pasó de ser un líder continental contra los fraudes electorales para convertirse en protector político del comprobado fraude realizado por Morales en Bolivia, de quien dice la falsedad de que fue víctima de un golpe militar.

Diríamos, en suma, que el 2020 nos sorprende con cambios importantes en el hemisferio, en circunstancias que el régimen de Maduro dispuso que matones a su servicio intentaran impedir que legisladores democráticos ingresen al Parlamento para reelegir a Juan Guaidó, maniobra gangsteril que no prosperó por el coraje de los congresistas que enfrentaron a la policía bolivariana y a los tránsfugas políticos.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El doble rasero en el Perú

Seguir leyendo

Opinión

Sí al voto preferencial

Seguir leyendo

Opinión

RBG y el TC

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo