Connect with us

Opinión

Sugerencias para los próximos cuatro meses

Publicado

el

Vizcarra tiene la oportunidad de oro para enmendar su no rumbo con medidas que, si bien es cierto no le darán réditos inmediatos en las encuestas, sí constituirán un legado para el futuro y demostrarán si estamos ante un líder o un fantoche.



En vista de que lo que una mayoría calificada de constitucionalistas considera un golpe de estado es ya un hecho consumado, aprovechemos el pánico y tomémonos la libertad de sugerir lo que consideramos son las medidas más acertadas para que el Perú salga del adormecimiento económico. Esta situación de facto es una oportunidad de oro para hacer lo que Fujimori en 1992: aplicar poderes absolutos y casi dictatoriales para avanzar con lo que este país necesita a gritos. Crecer y desarrollar.

Uno de los temas fundamentales es la reforma laboral. Veamos números: según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), de una población de 31.2 millones la población económicamente activa (PEA) es de 53 % (16.5 millones). De esa PEA, 70 %  (11.6 millones) es informal,  26 % (4.3 millones) es formal y 4 % (0.6 millones) está oficialmente desocupada.

De los 11.6 millones de informales, aproximadamente 8 millones son subempleados dentro y fuera de empresas formales y 3.6 millones son independientes. Todos trabajan bajo condiciones que están por debajo de los estándares de un empleo adecuado; y es acá de donde se deduce algo muy simple, que la anquilosada y jurásica dirigencia laboral y sus aliados de una izquierda ignorante aún no quieren entender. La liberalización de las increíblemente rígidas condiciones laborales peruanas llevaría dentro del muy corto plazo a que más de 2 millones de trabajadores que hoy son informales dentro de empresas formales se formalicen.

Los más de 100 000 nuevos trabajadores que la economía se supone debe absorber al año estarían muy agradecidos. Eso sería, además, un logro muy positivo para la lucha contra la informalidad en general que daría lugar a que se den los próximos pasos que hasta ahora no veo nadie quiera acometer.

Encuestas demuestran que el tan temido y aparente rechazo popular a cualquier reforma laboral en Perú no existe sino en las mentes de los que lucran con esta situación irregular: los sindicatos y la izquierda irresponsable. Si bien es cierto que una mayoría de los niveles B y C contestan negativamente a la pregunta de si estarían de acuerdo con la libre contratación y despido de personal de empresas para fomentar el empleo formal, también lo es que solo un 23 % de peruanos en general está de acuerdo con la estabilidad absoluta y conque el Estado deba mantener a la fuerza a los empleados de una empresa privada.

El resto, un contundente 77 % está de acuerdo en que se les pueda despedir, siempre y cuando se les conceda una retribución económica o liquidación de entre medio y un sueldo y medio por año laborado. Existe unidad de criterio en la mayoría de peruanos de que es irreal mantener a un trabajador no deseado en una empresa, y de que cualquier esfuerzo en ese sentido es inútil. Así opina una gran mayoría de esa masa trabajadora peruana con mentalidad de libre empresario, que hizo del “sí se puede” un lema popular de amplia aceptación.

El señor Vizcarra tiene la oportunidad de oro para enmendar su no rumbo con medidas que, si bien es cierto no le darán réditos inmediatos en las encuestas, sí constituirán un legado para el futuro y demostrarán si estamos ante un líder o un fantoche.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

No todo está perdido

Seguir leyendo

Opinión

Momento decisivo

Seguir leyendo

Opinión

Los intocables

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo