Connect with us

Opinión

Su Majestad el Congreso

Publicado

el

No podemos llegar al Bicentenario sin haber sentado nuevas bases de representatividad.



¿Cuántas veces hemos coincidido con las declaraciones de un congresista en lo que va de este gobierno? ¿Cuántas veces hemos dicho  “mejor hubiera votado por esa persona, qué pena no haberle prestado atención durante la campaña”?

Si su respuesta es “Nunca, no recuerdo cuándo fue la última vez que sentí admiración por un congresista”, no se preocupe: se trata de un malestar generalizado.

La encuesta realizada por Ipsos y publicada el domingo último refleja, una vez más, que indistintamente de su composición, de quien lo presida o de qué tendencia es el gobierno, el Congreso no puede desprenderse de esa imagen negativa que lo persigue por años.

El 77% de encuestados no se siente representado por el Legislativo; el 81% opina que los congresistas no están capacitados para el cargo; un 74% sostiene que las leyes no son analizadas con suficiente profundidad; y un 62% que las mismas no han sido promulgadas pensando en el beneficio del país. Con esos índices, la majestad como tal solo le pertenece al Palacio Legislativo.

También es necesario recordar que no necesariamente ser un excelente profesional asegura un exitoso congresista. Desde 1995 hasta la fecha, la composición del Legislativo ha tenido entre 65% y 80% de miembros nuevos, sin ninguna experiencia para el cargo. Democráticamente, decidimos ser conejillos de indias… pero todo tiene un límite.

Es imperativo recuperar la legitimidad de nuestro Congreso; sacarlo de las divisiones inferiores. Para Basadre, el punto de partida del nacimiento de la República del Perú es la instalación del Primer Congreso Constituyente, el 20 de septiembre de 1822. ¡Entonces no podemos llegar al Bicentenario sin haber sentado nuevas bases de representatividad!

Un primer tema es la bicameralidad.  Los detractores sostienen que implicaría más costos, innecesaria burocracia, mayor regulación, lobbies y corrupción. Sin embargo, recordemos que no se trata de replicar la Cámara existente, el objetivo es una pulcra división de funciones, fortalecer la institucionalidad, ejercer un mejor control sobre la producción legislativa, una adecuada elección de los altos funcionarios del Estado.

Otro asunto relevante es la cantidad de legisladores. Indistintamente de la opción anterior, 130 para atender a casi 31 millones de peruanos conlleva a una representatividad insignificante. En realidad, el debate sobre el número óptimo en el Parlamento se remonta al siglo XVIII y ha dado fruto a diferentes fórmulas, frente a las que el Perú ha sido esquivo.

El tercer tema vendría a ser la posibilidad de implementar el distrito uninominal, con el fin de estrechar la relación representante/electorado. 

Como vemos, tenemos una gran tarea pendiente y tampoco existe el escenario perfecto (las crisis son parte del ADN de nuestro país). ¡Iniciemos el debate ya!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ha muerto un inocente”

Seguir leyendo

Opinión

¡Psicosociales los de hoy!

Seguir leyendo

Opinión

Solo falta la infiltración cubana

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo