Connect with us

Opinión

Soy fino

Publicado

el

Mamani y para qué sirven los políticos. Reflexiones sobre una columna de Diego Macera



Cuando las cosas se ponen peliagudas es mejor dejarlas pasar. Me dicen mis lectores que por qué no escribo sobre los tiras y aflojas en el Congreso o entre este y el Ejecutivo y yo digo para qué, ¿acaso lo que yo escriba va a cambiar algo? Qué puedo opinar, por ejemplo, sobre el intento de expectorar con forceps del fuero parlamentario a Moisés Mamani a través de una infracción constitucional por… ¡tocamientos indebidos!

Así las cosas, ante este tipo de situaciones tengo una serie de temas guardados que no por ser ajenos a la coyuntura son baladíes. Por el contrario, aunque tal vez interesen menos al gran público son los que mayor satisfacción me dan porque permiten reflexionar.

Aquí va uno de esos temas. Leí hace un tiempo con interés una columna de Diego Macera publicada en El Comercio, gerente general del IPE, titulada ‘Para qué sirven los políticos’. Aunque no está de más decirlo, el señor Macera es un conocido y reconocido liberal. Dice Macera que “si la razón de ser de la política es servir a los intereses de los ciudadanos, este foco se ha perdido para entender a la política como fin en sí misma, como un sistema autorreferencial y cerrado. Y los ciudadanos hemos sido espectadores complacientes de un show político que, vaciado de contenido real, no puede hablar de otra cosa más que de cuotas de poder a repartirse entre sí”. En resumen, el eje de los políticos debería ser el servicio al ciudadano y no la satisfacción del poder.

Paradójicamente, la visión de la política y los políticos del liberal Macera no se condice con una visión liberal de estos temas.

Dice Adam Smith: “No es por la benevolencia del carnicero, del cervecero y del panadero que podemos contar con nuestra cena, sino por su propio interés”. O, lo que es lo mismo: “Cada individuo se esfuerza siempre para encontrar la inversión más provechosa para el capital que tenga. Al perseguir su propio interés frecuentemente fomenta el de la sociedad mucho más que si en realidad tratase de fomentarlo”.

Yo sostengo que el interés de los políticos es siempre conseguir y conservar el poder. Quien diga lo contrario no es político ni piensa como político. En el afán de conseguir y conservar el poder el político cede y concede cuotas de ese poder y, además, utiliza el servicio al público como un instrumento para ello. Para un liberal el servicio público no puede ser el fin de los políticos. Es apenas un medio para un fin. Ese fin es conseguir y mantener el poder.

Así pues, o Macera se equivoca o se equivoca Adam Smith. Como se equivocarían quienes confunden la Constitución con una mujer ultrajada.

Imágenes: Forbes/Trome

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

No todo está perdido

Seguir leyendo

Opinión

Momento decisivo

Seguir leyendo

Opinión

Los intocables

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo