Connect with us

Opinión

Solo falta la infiltración cubana

Publicado

el

Lo hemos venido advirtiendo desde hace tiempo: el plan maestro de la izquierda de copar el Estado, se viene cumpliendo meticulosamente ante la vista y paciencia de los peruanos.



Lo hemos venido advirtiendo desde hace tiempo –alarmista, me dijeron–: el plan maestro de la izquierda de copar el Estado, probablemente con la bendición de Lula y de Raúl, se viene cumpliendo meticulosamente ante la vista y paciencia de los peruanos. No reaccionamos.

Repito. Todo empezó cuando Abimael dijo: “La lucha no ha terminado, cambiaremos de estrategia” y ¡zas!, nació el Movadef y comenzaron las marchas y declaraciones, todo lo que significara descrédito y ataque al sistema establecido. Paralelo a eso, en los últimos años se ha venido desarrollando un copamiento que cada día es más visible y que ha terminado con el nombramiento de una Junta Nacional de Justicia que ya veíamos con duda pero ahora con certeza, luego de que le abrieran proceso a los fiscales supremos Chávarry y Gálvez, justamente dos obstáculos para el dominio total caviar del Ministerio Público.

Sabemos que los izquierdistas irracionales no conocen el respeto ni las reglas de educación, así que les es bien bien fácil bloquear carreteras, quemar llantas y patrulleros, atacar opositores, patear puertas y meterse violentamente donde quieren, destruir la propiedad privada. Amedrentamiento puro. Les viene desde Lenin, pasando por los Maduros hasta llegar a nuestros conocidos caviares.

Pero toda esta sucesión de hechos no es cosa de la casualidad, sigue un detallado plan. Abimael, con mucha paciencia, se tomó años en organizar esa siniestra banda asesina que es Sendero Luminoso: igualito se percibe acá, un copamiento que va in crescendo y que cada día actúa con más desfachatez. Chantajea a su antojo a cualquiera y, como ven que la sociedad no reacciona y que las FF. AA. llevan ahora mandil rosado, pues simplemente ya está apretando el acelerador.

Para todo esto han contado con un gobernante pusilánime, cuya primera intención parecía solo salvar su pellejo. Pero conforme ha transcurrido su gobierno ya nos asalta la duda sobre si él en realidad formaba parte del plan desde un comienzo o se ha ido acomodando paulatinamente. Su participación en el moqueguazo lo pinta rojo asolapado.

¿Quienes dirigen esto? Dos sospechosos: uno, un conocido periodista con una ONG a su disposición que saca audios como cancha; y el otro, un famoso exfuncionario público defensor de terrucos. Y cuentan con todo un coro de caviares, todos viviendo del Estado. ¿A quiénes reportan? Piensa mal y acertarás. Solo falta que llegue la infiltración cubana.

Imagen: Razón y revolución.org

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Lo que dicen las AFP no es verdad

Seguir leyendo

Opinión

A sangre y fuego

Seguir leyendo

Opinión

AFP: En la cancha del Congreso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo