Connect with us

Opinión

Sistema judicial: ¿por dónde empezar la reforma?

Publicado

el

Propongo dos opciones que pueden ejecutarse mientras esperamos las nuevas normas.



Las noticias han puesto sobre el tapete la necesidad de la reforma del sistema de justicia pero… ¿por dónde empezar? El Plan de Gobierno de PPK plantea la profunda reforma del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), la consolidación de la rectoría de la Corte Suprema y la implementación de mecanismos de control interno para prevenir la corrupción, entre otros importantes puntos. Para lograrlos, se plantea la creación del Acuerdo Nacional por la Justicia, la reforma constitucional y de la Ley Orgánica del CNM, el diálogo presidencial con los presidentes del Congreso y del Poder Judicial para establecer un nuevo marco legal que sustente la función rectora de la Corte Suprema y conceder facultades al presidente del Poder Judicial para intervenir a las cortes superiores en caso de crisis, así como para crear jueces contralores.

Todas estas acciones requieren de un plazo de negociación con el Congreso para la expedición de las normas que ellas requieren: van desde la reforma constitucional hasta las leyes orgánicas. 

Las preguntas que surgen son: ¿y en el intermedio qué? ¿Todo va a seguir como hasta ahora? ¿Qué podemos hacer hasta que las normas se expidan? ¿Será suficiente la dación de nuevas normas? Cada quien puede responder las preguntas según su propio parecer; por mi lado, considero que hay que empezar por dos acciones no previstas en forma expresa pero que se pueden ejecutar sin necesidad de nuevas normas:

Lo primero, los jueces deben ser llevados en grupos a un proceso de capacitación o formación a tiempo exclusivo, por lo menos durante seis meses, con personas que manejen Derecho y, eso sí, que tengan orientaciones diversas para que no se convierta en un adoctrinamiento. Hoy, si una persona es elegida juez por el CNM y mañana asume el cargo, hace falta formar a ese abogado para magistrado. Hace falta un periodo donde el individuo pueda reflexionar y adecuar su biografía al nuevo rol que le toca cumplir, que va mucho más allá que aplicar la ley y requiere adentrarse en los conceptos de justicia.

Lo segundo consiste en la promoción de mecanismos alternativos de solución de controversias, como la conciliación. Me explico: las normas que regulan los procesos como los de alimentos y reclamos laborales, entre otros, prevén la conciliación como un estadio u etapa procesal especial, que en la práctica NO viene funcionando sino como un ritual, en que el juez pregunta si hay conciliación y… nada más.

De estudios efectuados se aprecia que los obstáculos suelen provenir de los abogados defensores. Entonces, hay que apoyar a estos jueces con equipos que puedan formular las propuestas de conciliación y si no hay aceptación de la misma y el fallo judicial se centra en la propuesta, la multa por obstrucción a la justicia al abogado asesor debe ser aplicada, conforme lo ha previsto desde hace mas de veinte años el Código Procesal Penal.

P.D.: Esto de ventilar cuestiones de Estado a través de la prensa NO es la decisión más sabia. Desde la crisis de los misiles en los sesenta, la experiencia nos ha demostrado que la discreción y los terceros son las mejores ayudas para una negociación.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

El síndrome de Keiko Fujimori

Seguir leyendo

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo