Connect with us

Opinión

Sin resistencia al apanado

Publicado

el

Ocurre que el presidente y Zavala escuchan poco de lo que se les dice. Y eso es parte del problema que vive el país hoy.



La carrera de la presidencia es como un trayecto de cinco años que empieza el primer día con algo así como un apanado. El presidente suele llegar bien en las encuestas, y desde que empieza nada usualmente entre oleadas de críticas (una detrás de otra) a veces de la oposición, a veces de la prensa, y también de la población que reclama soluciones rápidas y concretas.

En otros países no ocurre pero aquí sí. La presidencia es, desde esa perspectiva, una carrera de aguante y de desgaste. Por lo mismo, hay mandatarios que han llegado raspando al final de su gobierno.

Hay personas que empiezan la tarea de demolición ni bien acaba el primer mensaje presidencial. El jefe de Estado todavía no ha salido todavía del Congreso y ya lo están criticando. Quizás por eso acá los gabinetes duran poco. Y esto hace que muchos prefieran no asumir el cargo, pues la carga mediática es enorme y la presión social también. A pesar de es, la seducción del poder puede más; al punto, por ejemplo, de que hoy en día hay una lista de congresistas de Peruanos por el Kambio listos para ponerse el fajín (¿?) y reemplazar a sus propios colaboradores.

Pero si Fernando Zavala llegara a alejarse del premierato, no sería en su caso por desgaste: el Congreso aprobó los decretos que solicitó; el país le permitió personificar al gabinete de lujo. En realidad, si Zavala dejara la PCM lo haría por haber intentado gobernar desde un islote (sin comunicación asertiva, sin políticos, sin una lógica gradualizada de pequeños logros enmarcados en resultados mayores). También se iría por la adenda de Chinchero y por haber empujado al vicepresidente a su renuncia como ministro; por haber mantenido 50 días a los maestros en huelga; por mandar a Vizcarra (su único técnico que es, a la vez, político) a Canadá, lejos del gobierno para que no participe ni opine.

Si varios de los ministros dejaron sus cargos, fue por errores de estrategia del gabinete, no por culpa del país o del Congreso. Si una persona se está hundiendo en arena movediza, será inútil que intente jalarse de los pelos para no ahogarse. Necesita ayuda externa porque de lo contrario se ahogará. Pero Zavala no admite sus errores de enfoque y parece que tampoco acepta que se le extienda la mano.

Ocurre que el presidente y Zavala escuchan poco de lo que se les dice. Y eso es parte del problema que vive el país hoy.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Nueva convivencia?

Seguir leyendo

Opinión

Todos los hombres del GEIN

Seguir leyendo

Opinión

El huevo podrido

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo