Connect with us

Opinión

Silencio sísmico: ¿hasta cuándo? ¿Y qué hemos hecho para prevenir?

Publicado

el

Las advertencias son recurrentes. Como señalan en eI IGP, las zonas sísmicas complicadas se encuentran justo frente a la región Lima, en Pisco y en costas de las lomas y la región Chala.



El pasado 22 de febrero ocurrió un sismo de magnitud 7.7 registrado a las 5.17 am en Ecuador y percibido en varias regiones del Perú, más que nada en Loreto y la Región Amazónica en general. Según el Instituto Geofísico del Perú (IGP), tuvo 113 kms de profundidad. En la madrugada de este domingo, nuevamente un sismo tuvo a Loreto como epicentro (a 70 kms al SE de Lagunas, Alto Amazonas, con profundidad de 141 kms).

Las advertencias son recurrentes. Como señala el doctor Hernán Tavera, presidente del IGP, las zonas sísmicas complicadas se encuentran justo frente a la región Lima, en Pisco y en costas de las lomas y la región Chala. Y recordemos que los sismos son cíclicos: cuanto más grande es el periodo de retorno mayor es la cantidad de energía que se liberará, ya que la naturaleza no se detiene.

La medida logarítmica de la escala de medición de un terremoto señala que cada incremento de una unidad en la magnitud se encuentra asociado a uno de 32 veces la energía liberada en el sismo. Por tanto, un terremoto 6 de magnitud local (ML) libera 32 veces más energía que uno de magnitud 5; mil veces más que uno de 4; 32 mil veces más que uno de magnitud 3 y 100 mil veces más que uno de magnitud 2.

Haciendo un poco de historia, recordemos que la mayor desgracia sísmica acaecida en Lima y Callao la causó el terremoto y consiguiente maremoto del año 1746, con base en el balneario de La Punta. Catastrófico: Lima tenía 150 manzanas y 3 mil construcciones; de ellas, solo 25 permanecieron en pie. Y de los 5 mil habitantes que tenía el Callao únicamente sobrevivieron 200.

En 1975, Brian Brady, geólogo norteamericano, predijo un gran terremoto en el Perú –de nada menos que 9.9 grados en la escala de Richter– para enero de 1981. Tendría epicentro en la costa de Lima y se expandiría hasta Chile. El pánico que generó fue tremendo pero, claro, nunca ocurrió. Incluso, como reseña El Comercio, la comunidad científica estadounidense tuvo que disculparse.

Predicciones parecidas, sin embargo, surgen de vez en cuando. La “ufóloga” Inlidia Andrianova afirmó que en 2012 un gran cataclismo se originaría en el Perú y su correspondiente tsunami golpearía las costas de Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Europa del Este y hasta el noroeste del África.

Ya en los hechos, a inicios de 2010 –luego de un silencio sísmico que databa del año 1770– Haití sufrió un terremoto de 7 Mw con epicentro a 15 km de Puerto Príncipe, a una profundidad de 10 kilómetros. Fallecieron 316 mil personas, 350 mil quedaron heridas y más de 1.5 millones perdieron sus hogares.

Aquí, dos años atrás, científicos japoneses llevaron a cabo un estudio en La Punta. Con ayuda de drones se determinó, entre otras recomendaciones, que era necesaria la construcción de edificios de más de doce pisos ante la fuerte posibilidad de un tsunami. Como podemos imaginar, hasta ahora no se hace nada. No hay previsión alguna.

Imagen: Difusión

Opinión

Momento decisivo

Seguir leyendo

Opinión

Los intocables

Seguir leyendo

Opinión

La persecución judicial del golpismo

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo