Connect with us

Opinión

Sicariato de cuello blanco

Publicado

el

Se trata de una troika en la misión de destruir la democracia.



En mi último artículo sostuve que Vizcarra no califica para estadista: se trata simplemente de un oscuro funcionario. Pero ojalá fuera solo eso. Su completo desconocimiento de lo que significa el respeto a las instituciones lo ha convertido en un sicario del sistema democrático. Y no se descarta cierto temor a terminar en la cárcel.

Un compañero de aventuras en este andar –o misión– de destruir, por pura ignorancia, el tambaleante avance institucional logrado hasta ahora es el inefable ministro de Justicia. El diccionario nos escamotea adjetivos precisos que puedan describir esta mezcla de hipocresía, ignorancia, cinismo, maldad y sobonería. Y ahora se acaba de sumar alguien que poco a poco ha ido sacando los pies del plato, el primer ministro Del Solar. Un hombre aparentemente sin trabajo conocido en los últimos meses, a quien Dios le hizo el milagro de colocarlo junto a otro que recibió la presidencia de puro chispazo, como dicen, “sin querer queriendo”.

Esta troika de sicarios de la democracia, secundados por un gabinete de genuflexos y convenidos, han sacado el sable y –como secuestradores experimentados– han amenazado con matar el sistema si no se accede a sus caprichos.

Las declaraciones de Del Solar son, en realidad, un desacato descarado a la Constitución. Está ordenando y al mismo tiempo amenazando al Parlamento a que haga la voluntad del Ejecutivo. Si Vizcarra, fingiendo ser conciliador, con su discurso repetitivo se esforzaba por dar la imagen que no se salía de la línea, lo dicho por Del Solar no deja dudas: son unos sicarios de cuello blanco.

Nadie discute la paupérrima calidad de la mayoría de congresistas, la falta de ética y los escandaletes en los que andan metidos muchos de ellos, el transfuguismo, etc., pero esta descripción le cae a pelo también a otras instituciones: al mismísimo Ejecutivo, Poder Judicial, municipalidades, etc.

Lo que pasa es que el Congreso es la única institución que representa una amenaza a la corrupción del Ejecutivo (ahí se maneja el presupuesto). Ciertos sectores de la Fiscalía y el Poder Judicial sospechosamente actúan “en consonancia” con los deseos del Ejecutivo, siendo el objetivo final proteger a Odebrecht. ¿Una prueba? Ahí tienen la liberación de los instigadores en el caso Las Bambas.

A pesar de expresidentes corruptos y de escándalos en diferentes instituciones, el sistema democrático daba señales de ir consolidándose. No permitamos que se destruya lo logrado.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Cold case

Seguir leyendo

Opinión

Policía bueno y policía malo

Seguir leyendo

Opinión

No todo está perdido

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo