Connect with us

Opinión

Selva sin Ley

Edwin Chota vivía en Saweto, una comunidad asháninka ubicada en las cabeceras del río Tamaya, un lugar remotísimo de la frontera con Brasil. Desde el 2003, luchó por que su comunidad de treinta y tres familias indígenas obtuviera reconocimiento oficial. También peleó contra narcotraficantes y madereros ilegales para impedir la destrucción de la selva que le dio la vida. Peleó contra la burocracia que había otorgado dos concesiones forestales sobre el territorio q



Después de más de diez años, Edwin Chota consiguió la titulación; pero cuando eres indígena y vives en el fin del mundo sin que nadie sepa que existes, lo que digan unos papeles no hace la diferencia. Por eso, los madereros ilegales lo amenazaron de muerte. Por eso, más tarde, lo amarraron a uno de esos árboles por los que tanto peleaba. Por ser indígena, pudieron masacrarlo frente a toda su familia junto con otros tres dirigentes asháninkas. Porque sabían que a nadie le iba a importar. Porque sabían que en Lima su muerte sería noticia de media página.

A Edwin Chota lo mataron este 1 de septiembre y, sin embargo, hace un año el prestigioso periodista Scott Wallace ya había hecho para National Geographic una crónica de su muerte anunciada (link). Acá, los ecos de los disparos nos han llegado recién una semana después. 

En Saweto no hay ley: hoy, de nuevo, es tierra de traficantes.

Ver la nota

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Gobierno golpista en piloto automático

Seguir leyendo

Opinión

¿Morir en una cárcel?

Seguir leyendo

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo