Connect with us

Opinión

Seguro Integral de Salud: barril sin fondo

Publicado

el

Primero determinemos cuánto podemos otorgar en subsidios; luego, decidamos a quién otorgarlos.



El Seguro Integral de Salud (SIS) se creó en el 2002, sobre la base de un seguro gratuito para niños entre 0 y 4 años en situación de pobreza, originado en 1997. En el 2002 se amplió a tres poblaciones: niños de 0 a 4 años, niños mayores y adolescentes y madres gestantes.

Con el paso de los años. nuestros gobiernos regalones empezaron a incluir a más personas y a reducir las enfermedades excluidas de tratamiento, lo que incrementó de manera exponencial su presupuesto, obviamente pagado casi en su totalidad por el Estado. Así, lo que se inició como un programa para niños pobres menores de 5 años se convirtió en un monstruo que en la actualidad cuenta con 17 millones de afiliados y un presupuesto anual de S/. 1700 millones que no le alcanza para otorgar un servicio con algún nivel de calidad.

Al irse relajando los requerimientos de afiliación, se redujo la población pobre a solo dos tercios del total de afiliados, y como resultado hoy más del 50% de la población del país se encuentra afiliado… incluidos congresistas y personajes de la farándula. En los últimos días, se ha evidenciado la alta corrupción existente en sus prestaciones y en la contratación de clínicas privadas para proveer en forma complementaria sus servicios.

Obviamente todos estamos indignados y el gobierno tiene que actuar a la brevedad, pero esto es solo parte del problema. Existe un tema de fondo que debemos resolver como sociedad y tiene que ver con nuestra capacidad como Estado de proveer servicios gratuitos o casi gratuitos de salud (hay un grupo de afiliados que pagan s/. 10 al mes por persona o s/. 30 por familia) a determinados segmentos de la población.

Queda claro que si queremos proveer servicios de una calidad decente es imposible tener una cobertura poblacional tan alta. Parece que nuestros gobernantes no se han dado cuenta de que somos un país pobre y con una alta informalidad. No podemos darnos el lujo de tirar por la ventana una gran cantidad de recursos en programas sociales con serias filtraciones, debido a un deficiente Sistema de Focalización de Hogares (SISFOH). Por ejemplo, ayer en un programa dominical se mostró cómo Paolo Guerrero calificaría como pobre en el SISFOH.

Se requiere una revisión urgente de todos nuestros programas sociales, ya que mucho de este dinero está yendo a personas que no lo necesitan. El SIS en particular y nuestros otros programas sociales deben ser revisados, empezando por determinar cuánto podemos dedicar como sociedad a subsidios, para luego decidir a quién otorgarlos: no al revés, como lo hemos venido haciendo.     

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Expreso revela “la conexión humalista” de Maximiliano Aguiar

Seguir leyendo

Opinión

Hace rato que el fusible se fundió

Seguir leyendo

Opinión

La historieta del golpe de Estado

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo