Connect with us

Opinión

¿Se amistan los hermanos antes del indulto?

Publicado

el

"Ese indulto es algo humanitario no es un perdón", dijo el presidente Pedro Pablo. Pudo haber dicho sería pero se ha desdicho tantas veces que el pueblo fujimorista retruca: ¿Será?



Quienes veían con ilusión política la posibilidad de que Kenji Fujimori abandone el partido y forme una bancada propia deben estar en estos momentos algo fastidiados con la Fiscalía. Esta entidad tuvo 18 meses para investigar el financiamiento de la campaña, no encontró nada sustantivo pero decidió abrir nueva investigación bajo la ley que castiga el crimen organizado. La súbita decisión de aplicar la ruta del crimen organizado revela que por la vía regular no han encontrado nada.

Pero volvamos al hilo central. La desproporcionada y acelerada denuncia contra Keiko, considerándola a ella ya su esposo como líderes de una organización criminal, se parece letra por letra a la que se ha levantado contra Nadine y Ollanta. Solo que en el caso de Keiko y Marc no se cuenta con testimonios de corruptores, rutas de dinero (millones de dólares, no 69 mil) ni cuentas bancarias de por medio.

Semejante arremetida de la Fiscalía ha tenido de momento el importante mérito de ofrecer el espacio necesario para un acercamiento entre Keiko y su hermano. Kenji no ha demorado en decir que pone las manos al fuego por su hermana y que la respalda a pesar de los ataques recibidos del cogollo de FP compuesto, como se sabe, por rostros nuevos o de ocasión.

Las voces del albertismo también se han hecho notar subrayando la improcedencia de la denuncia partidaria contra Kenji por efecto de no haber sido ratificado el reglamento, como corresponde hacer a tenor de nuevas disposiciones que afectan la vida parlamentaria.

Así las cosas, los hijos de Alberto Fujimori abandonan la ruta rupturista. A tenor de lo visto últimamente el hombre araña de la política peruana, Kenji Gerardo, puede estar robusteciendo su posición de manera sorprendente si en los proximos días se materializa el indulto humanitario a Alberto Fujimori.

Somos el país de lo impensable, pero ese indulto es cada día más real. Han desfilado las instancias como habíamos anticipado. Primero Vargas Llosa con sus expresiones cargadas de cívico encono. Le contestó Meche y fue como mostrarle el crucifijo a un alma en pena. Luego vino la marcha contra el indulto y a final la discusión se redujo a si en la marcha había habido decenas o centenas de marchantes.

Lo más fuerte ocurrió el domingo. “Ese indulto es algo humanitario, no es un perdón”, dijo el presidente Pedro Pablo. Pudo haber dicho “sería”, pudo haber dicho “en el hipotético caso de que se dé”. Pero no. Dijo “es”. “Es”, dijo. Pero usted y yo que hemos escuchado al presidente desdecirse tanto, nos limitamos a retrucar: ¿Será?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Gobierno golpista en piloto automático

Seguir leyendo

Opinión

¿Morir en una cárcel?

Seguir leyendo

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo