Connect with us

Opinión

¡Sálvese quien pueda!

Publicado

el

Hoy en el Gobierno la incertidumbre es lo único cierto.



La interpelación se ha convertido en el fantasma del Gabinete y la suma de reacciones “espontáneas” y emocionales del presidente, en un evidente reflejo de sus carentes habilidades políticas. ¿O es que las tenía y las perdió con la edad? ¿Acaso el cargo te obnubila y ensoberbece tanto, que olvidas que hacer política es indispensable para la sobrevivencia?

Ha habido censuras inexplicables como la de Enrique Basombrío, ministro de Agricultura; la de Bustamante y Rivero por no saber cuál era el precio del kilo de pallares; la de Carlos Cueto Fernandini, ministro de Educación durante el primer gobierno de Fernando Belaunde, por señalar que muchos diputados ignoraban la semántica de las palabras (que decían una cosa por otra).

Otras, más relevantes, como la de Ana Jara al responsabilizarla políticamente por los miles de rastreos injustificados de la DINI utilizando claves de la PCM o la de Jaime Saavedra, primera víctima del control político del Congreso al Ejecutivo durante este gobierno, simplemente como una demostración de fuerza caprichosa para eliminar rezagos visibles de la administración Humala. Muy desgastante y mal manejado este último tema, por cierto.

¡Pero no hubo ningún aprendizaje! El presidente siguió retando al Congreso con voz solitaria, declarando que solicitaría una “cuestión de confianza”, lo cual constitucionalmente no le correspondía y sobre el que ha debido retroceder. Salvador Heresi, cuya molestia no puede disimular, ha minimizado la tormenta en torno a Martín Vizcarra dejando en evidencia su distanciamiento desde PPK y sus favoritos. Bruce y Sheput también caminan por liebre y cada vez resulta más evidente que la federación de independientes que acompaña al presidente tiene su agenda personal.

Un operador político en la bancada, UNO solo, hubiera hecho la diferencia. Alguien que desde el primer día, les hubiera trazado un camino de mejor acercamiento a la oposición, de engranaje y diálogo fluido. Sé que algunos PPKausas hacen esfuerzos y se precian de tener muy buenas relaciones con las caras más lindas de FP, pero son eventos aislados… con sus altibajos gracias a las disonancias de nuestro disperso presidente.

En política te puedes sacar los ojos con tus correligionarios, pero a puerta cerrada: los trapitos se lavan en casa porque el costo de exponer las debilidades es muy alto. Me sorprende: siempre pensé que PPK era el amo y señor de las percepciones pues se vendió como un profesional honesto, capaz de hacer una gran revolución en nuestro país y de  manejar la economía con la misma eficiencia que sus finanzas personales. Pero, como toda percepción construida sin fundamento, se desvaneció al primer desencanto.

Antes de que explotasen los gravísimos problemas de la corrupción brasileña y de Chinchero, el poco manejo político de PPK era una debilidad asumida que Fernando Zavala y su equipo capeaban con relativo éxito. Hoy, la incertidumbre es lo único cierto. ¿No decían que Dios es peruano?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Irracionalidad

Seguir leyendo

Opinión

Gobierno golpista en piloto automático

Seguir leyendo

Opinión

¿Morir en una cárcel?

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo