Connect with us

Opinión

¡Salvados por la suegra!

Publicado

el

El así llamado cerco de Lima fue un psicosocial y, una vez más, la conquista se desnuda como lo que realmente fue: un enfrentamiento de indios contra indios.



A mediados de 1536 el cerro San Cristóbal amaneció oscurecido de pies a cabeza por la compacta multitud indígena que lo cubría, Venían del centro y sur, y proferían insultos contra los barbudos a los que amenazaban con arrojar al mar. Cinco expediciones con los más experimentados jinetes habían sido desbaratadas por las fuerzas al mando de Quizo Yupanqui quien hizo gala de gran capacidad.

Se sabe de los aprestos de último minuto, como el del alcalde Nicolás de Ribera preparando doscientos lanceros mientras cada encomendero se alistaba para resistir al así llamado cerco de Lima. La realidad es que pasaron entre cinco y seis días sin que se produjera la temible arremetida indígena, aunque seguían vociferando consignas de muerte. Hoy sabemos que nuestros antepasados indígenas estaban esperando la llegada desde el norte de los indios huaylas para completar el cerco y empujar a nuestros antepasados españoles al mar.

También sabemos que los de huaylas llegaron, efectivamente, pero no venían a unirse a la rebelión. Venían a combatir a los indígenas por orden de su autoridad principal, Ccuntur Huacho, señora de los huaylas y suegra de Francisco Pizarro. Los indígenas del cerro, al ver la situación, desistieron del cerco y se retiraron luego de algunas escaramuzas sostenidas en Ate, a la altura de Puruchuco.

Siglos después, mi compañero de carpeta Willy Cock descubrió los esqueletos de las víctimas de esa refriega. Se pudo comprobar el primer uso de arma de fuego en las Américas (Manco Inca montaba a caballo y llevaba pistola) pero acá lo importante para nuestra historia se demostró que tres de cada cuatro indígenas había fallecido por impactó de arma indígena. Una vez más, la mal llamada conquista se desnuda ante nuestros ojos como lo que realmente fue: un enfrentamiento de indios contra indios.

En cambio la historia oficial pretende hacernos creer hasta ahora que Lima se liberó gracias a la heroicidad de los españoles que las defendieron. En esa visión de caricatura se nos dice que Quizo Yupanqui, el gran estratega que liquidó cinco contingentes de barbudos haciendo gala de gran capacidad, reunió a los suyos y les dijo que atacarían pero con una condición: que si lo herían a él… todos los demás debían retirarse sin dar más lucha. Y luego se puso delante de todos en una litera.

Estamos ante el primer psicosocial registrable en nuestra historia. ¡Basta de engaño!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo