Connect with us

Opinión

Salvador del Solar, el visitador

Publicado

el

Rol del ministro de Cultura en torno al frío altiplánico revela bondades de adjudicar a ministros tareas específicas en el interior, tal como acordaron PPK y Keiko.



Pasan los días y van emergiendo en el horizonte iniciativas vinculadas a algún aspecto destacado por PPK o Keiko inmediatamente después de haberse reunido en Palacio. La lideresa de FP ponderó la efectividad de encomendar determinada región a un ministro y anunció que habían acordado continuar con esas prácticas a futuro.

Prendo la radio y me entero de que Salvador del Solar, titular de Cultura, viene viajando a Puno desde mayo con el fin de articular desde el Altiplano las diferentes esferas del estado y la sociedad a fin de combatir los efectos del friaje. Lo escucho hablar del tema y sus actores con tal grado de empoderamiento que entiendo que en las últimas semanas han desfilado ante Salvador autoridades electas, funcionarios públicos, dirigentes comunales y demás representantes de la sociedad organizada. Todos ellos, empezando por el ministro, dispuestos a alinearse en esa lucha contra el doble impacto que supone el golpe del frío y el golpe de una sociedad orientada hacia el desamparo.

Lógicamente la maquinaria de los siglos trae a mente la figura de los visitadores del tiempo virreinal. La molicie burocrática colonial ya tenía su ritmo bien acuñado y sus decires inmortales: “Dios está en el cielo, el rey en España… y yo mando acá”. ¿Qué tal? Venía de pronto el visitador especialmente comisionado y ante él desfilaban curacas, tributarios, encomenderos, alcaldes y alguaciles.

Un Estado con grandes fisuras como es el nuestro en este momento precisa emplear todo tipo de recursos para restaurar el principio de autoridad y restablecer la posibilidad de unir la fuerza de diversos sectores en romper el ciclo del desamparo.

Va quedando demostrado que desde el interior de ningún ministerio podrás tocar realmente la realidad. Más allá del manejo de cada cartera, la posibilidad de empoderar a un ministro en determinada región y sobre un tema concreto puede ser más que efectiva.

Especialmente porque casi toda reflexión histórica de larga duración revela lo poco que hemos cambiado a lo largo de los siglos. La molicie burocrática se limita a acondicionar sus dicho al soplo de los tiempos. “El presidente esta en Palacio, el ministro en su despacho y yo mando acá”.

Muy a margen de la política cultural que no tenemos y del manejo de su cartera, el rol de Salvador como visitador va siendo productivo. Si quien fuera estrella en una película de visitadoras termina, ya político, convertido en eficiente visitador… estaremos ante una ironía con la que hay que saber vivir.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Marcelo y el candidato del color de la mora

Seguir leyendo

Opinión

Expreso revela “la conexión humalista” de Maximiliano Aguiar

Seguir leyendo

Opinión

Hace rato que el fusible se fundió

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo