Connect with us

Opinión

Salud en emergencia

Publicado

el

La lucha sigue siendo contra la ineficiencia, el despilfarro y la corrupción.



El Ministerio de Salud declaró en emergencia sanitaria los establecimientos de salud de Lima Metropolitana por 90 días, en respuesta a la mala gestión y al desabastecimiento de medicamentos y dispositivos médicos. El Decreto Supremo Nº 038-2016-SA habla de garantizar el servicio público de salud en casos de riesgo elevado o daño a la salud y la vida. Y de contrataciones exclusivas para garantizar la continuidad de las prestaciones de salud bajo responsabilidad.

Ojalá se cumpliera, porque justamente responsabilidad es lo que falta. Casi nos hemos acostumbrado al estado crítico de los servicios de salud y a estas periódicas declaraciones de emergencia, sin pensar en lo que significan para los millones de usuarios que deambulan en los congestionados hospitales y postas de salud del MINSA o de ESSALUD.

La primera justificación de la existencia y necesidad de un gobierno es la defensa del derecho a la vida. Para esto elegimos gobernantes, pagamos impuestos y tenemos derechos y representantes dentro de una democracia en la que creemos y deseamos eficiente.

Garantizar el derecho a la vida implica atención médica oportuna y de calidad para salvarla en los momentos críticos o para preservar enfermedades que traerán dolor y pena. La otra cara de la defensa de la vida es la seguridad. Por eso es tan alta la demanda de combatir la violencia y la delincuencia en las calles.

En ambos aspectos, seguridad y salud, este gobierno tiene los desafíos mayores. No necesitamos cifras sobre criminalidad urbana, bien informados como estamos cada día de robos, asaltos, secuestros y homicidios desde los truculentos informativos y la crónica roja. Pero en salud sí necesitamos saber la dimensión de lo que hicieron y dejaron de hacer en el régimen pasado. Porque las acciones y omisiones de los directivos del sector y del Ejecutivo dirigido por Ollanta Humala (o por su mujer) tienen un correlato de miles de muertos, de vidas que se quedaron en el camino por desabastecimiento de medicinas o de equipos médicos para operar o atender en emergencias, incluso en déficit de recursos humanos.

¿Cuántos pacientes mueren por desatención o por atención diminuta? ¿Cuántos médicos ven limitado su conocimiento profesional y su voluntad de salvar vidas cuándo se encuentran sin las condiciones mínimas para actuar?

Un episodio clamoroso de desatención por varios gobiernos es la ausencia de una Unidad de Quemados en el Hospital Arzobispo Loayza, un nosocomio que siendo de referencia recibe los quemados que llegan desde todos los rincones del país. Nadie duda que el quemado es un paciente difícil y complejo —y si es pobre aún más—, con una gravedad que implica tratamiento multidisciplinario y sobre todo especializado en una unidad de cuidados intensivos que le permita salvar su vida tan tremendamente convulsionada por graves accidentes.

Y en el Loayza, donde existe un Servicio de Cirugía Plástica y Quemados de eficiencia profesional reconocida, sus directivos vienen exigiendo desde el desastre de Mesa Redonda esa Unidad especializada. Pero no se oye, padre.

Ojalá la ministra Patricia García Funegra no se amilane ante la dimensión del desafío y permanezca atenta a pedidos como este, de gran urgencia. Y que además deje en claro las responsabilidades administrativas de quienes con el mal manejo, que llega hasta la corrupción, medran arriesgando la vida de los peruanos.

Hay mucho por mejorar en el sistema de salud pública: deficiente infraestructura (con una brecha estimada en S/60 mil millones), desabastecimiento de medicinas, demoras en la atención, falta de personal y bajas remuneraciones. La lucha sigue siendo contra la ineficiencia, el despilfarro y la corrupción. Tarea complicada pero no imposible. ¡Suerte, ministra!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

La OPS desmiente al Gobierno

Seguir leyendo

Opinión

El estate quieto funcionó

Seguir leyendo

Opinión

Sin escrúpulos

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo