Connect with us

Opinión

Saber matar

Publicado

el

El Congreso debería devolverle la pelota al Ejecutivo, presionándolo para que asuma toda su responsabilidad. ¿Cuánto puede durar un ministro en esas condiciones?



El gobierno quiere que el costo del grueso error político cometido y admitido a estas alturas ya no solo por el ministro Alfredo Thorne, sino por sus simpatizantes y escuderos (ver editorial de El Comercio y columna de AAR de hoy domingo en La República, entre otras) lo pague el Congreso. Es decir, el gobierno no asume ninguna responsabilidad política por la indebida conversación de Thorne con el contralor que, en cualquier país civilizado y democrático del mundo, ya le habría costado la cabeza.

El objetivo de los amigos del gobierno es muy simple: seguir creando la percepción de que es el Congreso el que está empecinado en hacerle la vida imposible al gobierno. Es alucinante cómo la teoría de la conspiración va convirtiéndose en un popurrí de especulaciones al gusto que van, desde la “pataleta no resuelta de Keiko Fujimori”, pasando por poner de rodillas al gobierno para indultar al chino, hasta la vacancia de PPK (todo en una misma columna periodística, lo que demuestra la absoluta inconsistencia del “razonamiento”). Si a esto se suma que las bancadas del Frente Amplio (Arana y Mendoza), Acción Popular, Apra y APP son todas “cómplices” del fujimorismo “obstruccionista”, tenemos que a algunos ya se les pelaron los chicotes.

Lo cierto es que Thorne debe irse a su casa, pero el Congreso no debe pisar el palito que le están poniendo para que lo censure. El costo político lo deben pagar Thorne y el gobierno porque son ellos los responsables de la crisis, no el Congreso. Así las cosas, se requieren gestos audaces pero inteligentes. Por ejemplo, que las cinco bancadas que han pedido la renuncia del ministro le tomen la palabra y en conferencia de prensa anuncien al país que el señor Thorne ha perdido la confianza del parlamento. Como este anuncio es declarativo y no formal, pues el gobierno no ha hecho “cuestión de confianza” (¡ante lo indebido!), la oposición pude darse el lujo de “esperar” a que el jefe del Estado refresque en julio o antes su gabinete, empezando por Thorne.

De tal modo que el Congreso le devolvería la pelota al Ejecutivo presionándolo para que asuma su responsabilidad. ¿Cuánto puede durar un ministro en esa condiciones? ¿Quién se sentaría con un interlocutor que tiene al parlamento en contra?

Por último, si al gobierno se le ocurriera hacer cuestión de confianza la solución pasa por que la oposición (FP, APRA, AP, FA Y APP) se abstenga y deje sola a la bancada oficialista apoyando al ministro sin cabeza. ¿Cuántos votos son los del partido de gobierno? 18. ¿Cuántos los de la oposición? 112. ¿Creen que Thorne seguiría siendo ministro con 18 votos?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Opinión

Mensaje mafioso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo