Connect with us

Opinión

Rusia y China

Publicado

el

El mundo superó la Guerra Fría, pero ahora la cosa ya no es fría precisamente: hoy los dictadores actúan sin cortapisas, envalentonados, con desparpajo.



En el pasado junio se han suscitado en el mundo dos hechos fundamentales, que a nuestro entender obligan a que las democracias replanteen sus relaciones con las dictaduras. Me refiero a la aprobación en China de una Ley de Seguridad Nacional, que no es otra cosa que disfrazar de legalidad la represión brutal que se avecina sobre las protestas de los ciudadanos de Hong Kong, y a la aprobación de una reforma constitucional en Rusia que le permite a Putin buscar la permanencia en el poder hasta el 2036.

Y sabemos cómo Putin maneja los hilos de ese poder. Y comparte con Xi Jinping un anhelo que los hace peligrosos: el expansionismo.

El mundo superó la Guerra Fría, pero ahora la cosa ya no es fría precisamente: hoy los dictadores actúan sin cortapisas, envalentonados, con desparpajo. Les importa un comino lo que opine la comunidad internacional. En forma descarada se ensucian sobre el respeto a los derechos básicos de las personas.

Si se pudiera dividir a los actores de la política mundial, sería en dos grupos: los que acatan la voluntad de sus ciudadanos (democracias) y los que simplemente aplastan cualquier atisbo de libertad a sus pueblos (dictaduras). A estos últimos solo les interesa quedarse en el poder de por vida y cuentan, a nivel mundial, con el apoyo de una prensa infiltrada desde hace años por la izquierda, o por liberales progresistas. En el ínterin, la mayoría de la prensa supuestamente democrática es cobarde o no quiere incomodar al “establishement progresista”. Como sea quieren evitar ser acusados de “neoliberales”.

Ya en el pasado, habíamos sugerido aquí que el Grupo de Lima exigiese a Cuba su divorcio de Venezuela. Por lo menos hubiese sido un mensaje para los chinos y los rusos. Hoy, sin embargo, poniendo su misma existencia en entredicho, hasta la ONU ha respaldado la medida china.

De qué le sirve a países democráticos reunirse con dictaduras-asesinas que se respaldan entre ellas y/o que compran o amenazan a países pequeños e inestables. Y aunque medio mundo tiene intereses comerciales y económicos con China, ante este avasallamiento a la libertad de los individuos, los países democráticos –haciendo un esfuerzo hasta donde se pueda– bien podrían repensar sus políticas hacia las dictaduras.

Un sueño es que estas naciones que viven en democracia actuaran en conjunto: algunas veces lo han hecho, pero sin atreverse a ir al fondo del asunto. Que Maduro siga usurpando el poder es un ejemplo de dicho accionar tibio.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo