Connect with us

Opinión

Refrito, sorpresa y descalabro: Castañeda, Cornejo y Villarán

Publicado

el

Victoria relativa, una derrota que no lo es tanto y...



Ganar Lima es una victoria, sin duda. Pero ya no lo es tanto cuando esta deja de ser una novedad que se pueda convertir en gran noticia. Peor aún cuando la noticia y la novedad se han concentrado en el segundo puesto, con lo cual se relega el primero a una suerte de anécdota, porque ha dejado de interesar a la opinión pública. 

Es el caso de Luis Castañeda Lossio. Durante toda la campaña municipal, el candidato de Solidaridad Nacional ha encabezado sostenidamente, y de lejos, los sondeos electorales. Hoy, ello ha quedado confirmado: 48% (a boca de urna, según IPSOS) le ha dado el triunfo a Castañeda el que, sin embargo, no es ninguna novedad. Por ello, más allá de la alcaldía, ni Castañeda ni su partido generan expectativa política alguna para ocupar espacios electorales fuera de los linderos de la capital. En simple: la gente ve a Castañeda como alcalde de Lima y nada más. Un alcalde que no genera muchas ilusiones, habría que agregar. Que “regresen las obras” sin saber cuáles serán dice mucho de la apatía que pueda producir una futura gestión del ex alcalde de Lima.

Por el contrario, la peor derrota de Castañeda ha sido que lo identifiquen popularmente en esta campaña como “el que roba, pero hace obra”. Reelegido, encabezará su tercera gestión con un pasivo político y moral que no tuvo en las dos anteriores. Y empezar así nunca es una victoria.

Otro es el cantar para Enrique Cornejo. Para Cornejo, que empezó con 1%, terminar segundo con 15.6% (a boca de urna, según IPSOS) es una victoria política de polendas. Primero, personal, pues ha corrido solo y sin mucho compromiso de su dirigencia partidaria. Pero, sin duda, también para el Apra, que, sin esperarlo nunca, podría hoy ser la segunda fuerza política en la capital de la República. Un hecho que obviamente sabrá capitalizar quien postule a la presidencia el 2016. De tal manera que, si García no trabajó para Cornejo, Cornejo sí trabajó para García.

Para Susana Villarán, perder Lima en tercera posición con 12.3% (a boca de urna, según IPSOS), más que una derrota, es una humillación. Así, la apuesta de utilizar el municipio capitalino y su presencia electoral como un trampolín para una candidatura presidencial que represente a una izquierda que ni siquiera figura en la cédula de sufragio, ha naufragado. 

Del tercer puesto para abajo todas son derrotas. Pero ninguna más alucinante que la del PPC (3.2 %). Su única plaza fuerte se hizo humo. Ni Villarán lo pudo hacer peor.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ha muerto un inocente”

Seguir leyendo

Opinión

¡Psicosociales los de hoy!

Seguir leyendo

Opinión

Solo falta la infiltración cubana

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo