Connect with us

Opinión

#ReferéndumYa

Publicado

el

La fuerza del enemigo hay que usarla en su propia contra. Háganle caso a Napoleón, que cuando lo han hecho con Kenji y otros han salido victoriosos. Imitar al PPC ya sabemos todos en qué termina: Waterloo.



Se le atribuye al emperador de los franceses la frase aquella de “nunca interrumpas a tu enemigo cuando está cometiendo un error”. Pues bien, Martín Vizcarra está cometiendo el error de su vida y Fuerza Popular no está aplicando la sabiduría de Napoleón, sino que –por el contrario– le quiere corregir el error sacándole las castañas del fuego. Es decir, está jugando el partido para su enemigo: está bien claro a estas alturas que Vizcarra es un demagogo barato que busca destruir a Keiko Fujimori y a su mayoría en el Congreso. Poco importa si lo hace por él mismo o influenciado por esos odiadores profesionales que son los caviares y sus secuaces.

Veamos de qué se trata. Para cualquier constitucionalista serio (yo mismo he entrevistado a varios para el Canal del Congreso en Pulso Parlamentario) los proyectos de reforma constitucional para los sistemas de justicia y político son un completo mamarracho. No solo son contradictorios entre sí, sino que además son inaplicables. ¿Cómo, por ejemplo, de aprobarse estos proyectos tal cual han llegado al Congreso desde Palacio de Gobierno, el Ejecutivo podría hacer realidad la reforma de la representación nacional si en un proyecto propone parlamento bicameral y en otro, unicameral? ¿Y las macrorregiones cómo las plasmaría?  ¿Cómo haría para que sus paisanos moqueguanos acepten ser engullidos por Tacna o los de Tumbes por Piura?

¿Modificará Vizcarra la Constitución para ello? ¿Se lo van a permitir las regiones que se queden sin representación? ¿Tendrá que hacer otro referéndum? ¿No creen ustedes que en su propia tierra lo van a linchar una vez que sepan de qué se tratan las macrorregiones? ¿O tratará de hacer un Frankestein para quedar bien con todos y crear un caos político y social con las consecuencia que para él de esto se sigan?

¿La solución pasará tal vez por abandonar los proyectos ya aprobados por el Congreso? ¿Y cómo lo haría si ya son ley? ¿No los promulgaría? ¿Los observaría en parte si él mismo los propuso? ¿Diría que por ahora solo se puede hacer la reforma de justicia, es decir, lo mismo que ha dicho Fuerza Popular? ¿Y entonces cómo quedará ante el pueblo, para el que se rasgó las vestiduras y engañó por algo que abandonó o no pudo hacer? ¿No quedaría como un payaso?

¿Le podrá entonces echar la culpa a Keiko y a Fuerza Popular si estos se deciden a aprobar sus reformas tal cual han llegado al Congreso? Y este es solo un ejemplo de las decenas que se pueden presentar si los proyectos de reforma de Vizcarra ven la luz del día sin que la Comisión de Constitución, la de Justicia y el Pleno le metan la mano. Sobre la no reelección que tanto preocupa a muchos congresistas: ¿qué hará Vizcarra cuando algún ciudadano presenta una acción ante el Tribunal Constitucional para que su derecho fundamental a elegir y ser elegido no se menoscabe? ¿Acaso los derechos fundamentales no son pétreos según la propia jurisprudencia del TC?

Así las cosas,  el error de Fuerza Popular en el Congreso es estar jugando el mismo papel que llevó al PPC a la ruina: ese por el cual hay que ser responsables “por el bien del país”. Es decir, asumir gratis los pasivos de otros. Y lo más gracioso de todo es que esa responsabilidad política nadie se la va a reconocer y, por el contrario, sus enemigos la van a convertir en “obstruccionismo”. ¿O no está sucediendo eso mismo ahora?

Fuerza Popular tiene que tener bien claro que el responsable de lo que propone es Vizcarra y los caviares, y por lo tanto la única forma de que el país se entere de ello es que sufra las consecuencias del despropósito del gobierno. Si el país se arruina, será culpa de Vizcarra. Si hay caos, será culpa de Vizcarra. Si las inversiones salen volando, será culpa de Vizcarra. Pero para que todo esto se vea, a Vizcarra hay que aprobarle sus reformas sin modificarles una coma, sin ningún temor del referéndum.

La fuerza del enemigo hay que usarla en su propia contra. Háganle caso a Napoleón que cuando los de Fuerza Popular lo han hecho con Kenji y otros, han salido victoriosos. Imitar al PPC ya sabemos todos en qué termina: Waterloo.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Matemáticas y sentido común

Seguir leyendo

Opinión

¡No a la repartija de la cultura!

Seguir leyendo

Opinión

Peluquero en su laberinto

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo