Connect with us

Opinión

Redefinición del mapa político

Publicado

el

Barata, canario mayor, cantó en tono sostenido y no dejó títere con cabeza.



¿Cómo serán las negativas, los ninguneos? ¿Cómo la falta de pruebas? ¿Cómo el descaro o cómo la verdad? ¿Cuán intenso será el sinsabor ciudadano? ¿Cuán difícil será distinguir la acusación falsa de la certera? Cómo será.

No se salva nadie y quizás por eso mismo se salven todos. El problema es que uno de los candidatos acusados de haber recibido dinero para su campaña, por interpósita persona como todos, es actualmente presidente de la república. Tendremos a políticos de todos los colores girando en la calesita de las negativas. ¿Yo señor? No, señor… el gran bonetón.

Y la calle sigue vacía. No hay ningún político con la estatura necesaria como para convocar a una marcha, ni actor grupal o colectivo en condición de llamar a una marcha anti corrupción. Pero el sentimiento de desencanto está presente y ya se hará notar, aunque en las calles todavía.

Cualquier rezago de liderazgo alanista en el Apra queda sumamente debilitado. Susana Villarán y quienes impulsaron el No en la revocatoria municipal tendrán que enfrentar tarde o temprano la justicia. En el fujimorismo se estima que Keiko sabrá defenderse. Pero en el supuesto de que su liderazgo quede seriamente herido, la opción de Kenji como recambio puede crecer.

Ahora sí, vaya ironía. Cada quien con su agenda, empezando por los Humala-Heredia que han quedado en la peor posición. En su caso ha sido posible hacer el seguimiento del dinero y las perlas soltadas por Barata surgen justo cuando ellos pensaban salir. Aunque nunca se sabe.

Cada quien con su agenda, reitero, y ninguna agenda más pesada que la de el propio presidente. Su ya impostergable deposición ante la comisión Lava Jato puede desencadenar la fase terminal de una presidencia a la que hemos visto agonizar por tanto tiempo que corremos el riesgo de habernos acostumbrado a este estado de cosas. Por lo pronto, el presidente ya fijó fecha para atender a la comisión Lava Jato: marzo, 16.  ¿Qué habrá cambiado para entonces? Veo dos opciones. Una es que a esas alturas quede claro que vacar a un presidente impopular puede ser visto como tabla de salvación por políticos en apuros.

La otra opción es que políticos súbitamente en aprietos decidan que su mejor opción es mantener a PPK, que comparte el pecado. No cae él… no cae nadie. Felizmente mis padres no han vivido para ver este tiempo.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Nido de serpientes

Seguir leyendo

Opinión

Elecciones risibles

Seguir leyendo

Opinión

#LoMásLeído: Mensaje mafioso

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo