Connect with us

Opinión

¿Quién mató a Sánchez Cerro?

Publicado

el

El 30 de abril de 1934, la prensa escrita ni recordó su muerte: se limitó a destacar que Benavides cumplía un año de gobierno.



Era el último domingo de abril de 1933. Hacía tres meses que todos los peruanos recibíamos instrucción militar. Habían fracasado las negociaciones de paz y nos íbamos a la guerra total con Colombia.

Ese domingo el presidente pasó revista a los 25 mil movilizables que serían enviados al frente de guerra. Tras dos horas de desfile se despidió, saludó al público enfervorizado, subió al coche presidencial en el actual Campo de Marte y quince metros más allá fue acribillado. 

El experimentado chofer Rodríguez enganchó y frenó, lo que hizo caer al victimario al suelo donde fue rematado, y aceleró con el herido a bordo. De inmediato se desató una balacera con varias víctimas y heridos: disparaban de los árboles, disparaban del Lawn Tenis y disparaban los uniformados al pie de la tribuna. La multitud huía en pánico.

En marzo del año previo habían disparado al presidente en la iglesia de Miraflores y los médicos de la Clínica Delgado, por la huaca Pucllana, le habían salvado la vida. Hacia allá se dirigió el chofer raudo pero a la altura del arco morisco, donde empezaba la avenida Arequipa, frenó en seco y dobló a la izquierda. 

El presidente estaba muy malherido y era preferible llevarlo al Hospital Italiano, entonces en la Abancay, donde ya habían atendido antes al mandatario.

El doctor Carlos Monge, jefe de sanidad militar, escuchó los disparos cuando circulaba por el jirón Washington. Cuando Monge llegó al Hospital Italiano pudo ver a Sánchez Cerro aún con vida. Movía el maxilar de manera nerviosa, tenía los ojos bien abiertos y la mirada fija. Los médicos le desgarraban las prendas para intervenirlo de inmediato.

Un par de minutos después, la multitud que se había aglomerado en el exterior del local observó actividad inusual en la azotea del nosocomio. Y de pronto vieron la bandera peruana izada a media asta. Luis Sánchez Cerro había fallecido.

Ese mismo domingo el Congreso se reunió y eligió a Oscar Benavides como presidente. Esta historia continuará porque guarda más de una sorpresa.

¿Sabía usted que en ese tiempo nadie, absolutamente nadie, acusó al Apra de estar detrás del crimen?

Llevábamos cinco meses de ambiente de guerra. En enero y febrero hubo combates por Leticia con cañoneras y cazas bombarderos en acción, con decenas de bajas por mutuas e cada encontrón. No hubo modo de arreglo.

¿Nos íbamos a la guerra total, nos matan al presidente y tres semanas después, sin un solo disparo, devolvemos Leticia y nos olvidamos de la guerra? Entonces, ¿quién mató a Sánchez Cerro?

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Entrevista a Pedro Gamio: “Guzmán no es el candidato vitalicio del Partido Morado”

Seguir leyendo

Opinión

El show de la mentira

Seguir leyendo

Opinión

Restas

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo