Connect with us

Opinión

¿Quién manda realmente en el Perú?

Publicado

el

En el papel Vizcarra gobierna, pero el día a día nos da a entender que existe un poder fáctico muy por encima de él que es quien ronca: pone o quita las reformas judiciales y políticas, "revela" pagos a periodistas por asesorías (qué casualidad, ¿solo a críticos del régimen?) y ahora exige nuevas elecciones.



Un presidente ya resignado refunfuñó por la decisión de los fiscales que piden devolver a Odebrecht 524 millones de soles adicionales tras la venta de Chaglla. Habló esta vez a nombre propio y no del “ciudadano”, como risiblemente intenta cuando carga contra el Congreso. Sin embargo, lo más insólito fue que el premier Del Solar le haya jalado el piso diciendo que sus declaraciones no tienen arraigo y no deberán tener mayor efecto.

Martincito es, desde ahora, un don nadie. En el papel Martín Vizcarra gobierna, pero el día a día nos da a entender que no es la persona más poderosa: existe un poder fáctico, muy por encima de él, que es quien ronca –pone o quita las reformas judiciales y políticas, “revela” pagos a periodistas por asesorías (qué casualidad, ¿solo pagó a opositores?)– y ahora exige nuevas elecciones presidenciales después de solo dieciséis meses al ver que la economía nacional se desmorona.

El poder fáctico es notorio y patente en el manejo que tienen de los gastos en consultorías caviares, y en todo lo referido a pagos por cientos de millones a las empresas corruptas del Brasil que continúan de carnaval, al ritmo del dinero que pagamos los peruanos día a día en peajes, gasolina carísima e impuestos. Ellos son quienes aprueban las interminables adendas con la española –Técnicas Reunidas– que ha devenido en la nueva careta de nuestra corrupción (modelo bicentenario), pues en la Refinería de Talara los costos ya superaron los 6500 millones de dólares. La corrupción sigue vivita y coleando: nomás ha cambiado de sombrero.

Cuando Yeni Vilcatoma dio a conocer la increíble frase de Figallo (“¿Acaso no sabes que Odebrecht pone o saca presidentes?”) se evidenció en el Perú un mundo que desconocíamos. Luego comprendimos las peripecias de Humala para agradecerle a Marcelo en su propia casa de San Paulo, una vez ganada la presidencia. En este contexto, tampoco nos sorprende que los fiscales Rafael Vela Y Domingo Pérez junto a Gustavo Gorriti del IDL trataran de tapar las evidentes coimas del Gasoducto del Sur para proteger tanto a Odebrecht como a Graña.

Ya nada nos llama la atención, ni que los fiscales estén 100% a favor del embaucador carioca ni que estén 100% en contra del peruano chambeador. Hoy los poderes fácticos están por encima del presidente y se están enraizando en el Poder Judicial y la Fiscalía, además de su influencia en los medios, tal que un nuevo proceso electoral en estas circunstancias es contraproducente no solo por su premura sino porque con Keiko Fujimori en cárcel jamás habría una elección plena.

Para concluir nos preguntamos quién manda en el Perú. Tal vez José Graña con sus guaripoleras de televisión y radio, ¡o manda Gustavo Gorriti a través de sus fiscales pro Brasil y anti Keiko! ¿O sigue siendo el convicto Marcelo Odebrecht quién aun saca y pone presidentes según su interés económico? ¡O acaso mandan los tres juntos como una organización criminal?

Por todo lo anterior, cuando Martín Vizcarra dice que se va sí que nos llama mucha atención, pues en realidad pareciera que nunca estuvo en el lugar que debió ocupar siendo presidente del Perú.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Imposible disfrazar el golpe de Estado

Seguir leyendo

Opinión

El ingeniero constitucionalista

Seguir leyendo

Opinión

#LoMásLeído 1: Resumen de una semana infame

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo