Connect with us

Opinión

¿Qué significa gobernar sin Congreso?

Publicado

el

A las voces que celebran eventual heterodoxia de PPK en manejo político de problemas nacionales se les sale el dictador que llevan dentro.



Hay algunas voces que bajo el manto del análisis político parecen complacerse con una tesis que pretendería explicar algunos hechos y dichos del presidente electo referidos a una eventual heterodoxia para gobernar en su mandato.  

Por ejemplo, promover una marcha contra el Congreso de más de 2000 trabajadores de una empresa privada con una reputación pirata, para forzar una ley que le permita seguir operando, ha sido traducida como una forma “ingeniosa”, “innovadora” y “proactiva” de enfrentar los problemas. 

Otras voces más estridentes traducen esto en un patrón que sugiere que PPK se propone gobernar sin el Congreso de mayoría fujimorista o de hacerlo lo menos posible, aliándose con una serie de fuerzas “sociales” o “fácticas” que terminen arrinconando o deslegitimando el poder del Parlamento. En otras palabras, PPK estaría buscando la representación nacional en la calle o en los gremios empresariales o en los sindicatos o en las Fuerzas Armadas o en las ONG de la “sociedad civil”, en fin, de acuerdo a cómo se presente la situación y con los “aliados” para el efecto.

Si estas interpretaciones fuesen correctas, sería gravísimo y no habría nada que celebrar. Pues esto significaría algo tan simple como un dictador o una dictadura en ciernes, ya que eso significa gobernar contra o sin el Congreso. 

Es evidente que los que sugieren esta hipótesis y, de cierta manera, la ponderan positivamente, no pueden soportar un Congreso con una mayoría absoluta que esté representada por el fujimorismo. Las razones de esto son ya intrascendentes, pues lo que aquí importa son las consecuencias. La paradoja sea quizás que la fobia a reconocer una mayoría como la fujimorista tiene por fuente la historia golpista de 1992, a la que se buscaría enfrentar hoy con un gobierno golpista contra la representatividad del Congreso. O sea, lo mismo que hizo Fujimori el 5 de abril. 

Como decía, esto poco importa. El hecho es que gobernar contra quienes representan a casi la mitad del país es un suicidio para cualquiera que no esté dispuesto a convertirse en dictador. Y eso es estúpido porque el último que tuvimos ahora está recluido en la cárcel.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Cold case

Seguir leyendo

Opinión

Policía bueno y policía malo

Seguir leyendo

Opinión

No todo está perdido

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo