Connect with us

Opinión

¿Qué hay más allá de la popularidad?

Publicado

el

Frente a las necesidades de la población ha quedado clara la incapacidad absoluta de este gobierno. Y la prueba más representativa de esta realidad fue la rotura de una simple tubería de desagüe.



En los últimos meses mucho se ha hablado de la popularidad mediática del presidente Vizcarra. Las encuestas, mes a mes, nos mostraban gráficos de cómo la aceptación popular del mandatario subía como la espuma. Sin embargo, solo se trata de una ilusión que no refleja el verdadero desempeño de este gobierno.

Y si desean seguir sosteniéndose en datos efímeros como los de las encuestas, sería recomendable que revisen además la data completa de cada uno de estos estudios. En ese contexto, la última encuesta de IPSOS reveló que la aprobación de la actual gestión gubernamental ha sido fluctuante con tendencia decreciente, y que esta se acentuó tras el referéndum, con una caída más notoria.

A octubre, la aprobación era de 43% y ahora en febrero ha bajado hasta 31% (leáse como que la ciudadanía no solo quiere fuegos artificiales sino que también trabajen). Por su parte, DATUM advierte que al presente mes el 60% considera que el país está estancado. En otras palabras, el peruano no siente que la administración Vizcarra esté solucionando los grandes problemas del país.

Decir que se quiere combatir la corrupción es lo políticamente correcto y nadie lo puede negar: pero, más allá del discurso, lo real es que el gobierno ha descuidado otras obligaciones gubernamentales como la generación de empleo. Por ejemplo, la data de INEI señala que en 2018 la cantidad de empleos informales (sin ningún beneficio) duplicó a la de empleos formales. Por su parte, el MINTRA ha indicado que, a nivel de las MYPE, de cada diez trabajadores solo uno ha obtenido un puesto de trabajo formal (Gestión, 31.01.19).

Así como se necesitan políticas claras en materia laboral, también se necesita un gobierno que atienda con sentido de prioridad –sobre todo, con humanidad– aquellos casos consecuencia de emergencias o desastres. En este rubro, la ruptura de una simple tubería de desagüe desnudó la incapacidad absoluta de este gobierno para reaccionar de forma eficaz en darle una solución a los cientos de vecinos afectados por el agua de desagüe que inundó sus hogares (y ni qué decir de los miles que se quedaron sin agua potable durante días, expuestos a innumerables enfermedades).

Si un aniego los desbordó, entonces queda claro por qué no pueden con la reconstrucción del norte del país y menos con el sur recientemente afectado por desbordes y huaycos. Así las cosas, bien merecido el 11 con el que la ciudadanía ha calificado el mediocre desempeño de este gobierno (Gestión, 16.01.19).

Supongo que los caviares con el ministro de Educación a la cabeza le deben estar diciendo a Vizcarra que no se preocupe, porque ese 11 no es realmente un 11 sino un “logro inicial” –ay, Minedu–. ¡Eso explicaría muchas cosas!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

¿Nueva convivencia?

Seguir leyendo

Opinión

Todos los hombres del GEIN

Seguir leyendo

Opinión

El huevo podrido

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo