Connect with us

Opinión

¡Qué bodrio!

Publicado

el

Zavala se presentó ante el Congreso y no hizo mucho esfuerzo para que le otorguen la confianza. Plétora de generalidades marcaron la pauta de su exposición.



El presidente del Consejo de Ministros Fernando Zavala debe haber ido muy confiado de que el voto de confianza que solicitó luego de exponer al Congreso la política general del gobierno le será otorgado sin mayores contratiempos.

Digo esto porque la exposición del primer ministro ha sido absolutamente floja para las expectativas profesionales y políticas que se tenían tanto de él como de su gabinete. 

Es decir, si Zavala no estuviera confiado en que recibirá el voto de confianza esta noche habría tenido que hacer un esfuerzo mucho mejor de lo que hizo hoy ante el Congreso para convencer a la mayoría de la representación nacional de que voten por el plan de su gabinete.

Las palabras clave del presidente del Consejo de Ministros han sido hoy: “elaboraremos, implementaremos, desarrollaremos, relanzaremos, modificaremos, coordinaremos, corregiremos, impulsaremos, cambiaremos, reformaremos, promoveremos…” y así por el estilo, una recatafila de verbos voluntaristas que dicen poco o nada concreto sobre las medidas a ejecutar.

Zavala ha anunciado que en los próximos 100 días presentará ante el Congreso una serie de propuestas en diferentes rubros de los cuatro ejes en los que dividió su mensaje, lo que quiere decir que no los pudo presentar hoy porque no los tiene trabajados.

Es innecesario perderse en los detalles de algunos anuncios sueltos como que los maestros ganarán 2 mil soles a partir del 2017 o que se incrementarán los horarios de atención en los hospitales o que se duplicará la capacidad de atención de la línea 100 para que las mujeres maltratadas puedan hacer sus denuncias porque no tiene mayor sentido comentarlo. ¿Qué podríamos decir sino que está bien?

Pero el tema es que no se ha percibido ningún intento orgánico de abordar los grandes problemas nacionales para proponer las soluciones respectivas, que es lo que se esperaba de un gabinete que tenía la obligación de aterrizar el discurso motivador del presidente de la República del 28 de julio pasado.

Dicho esto, habrá que seguir esperando a que en los próximos 90 días vayan evolucionando las generalidades de PPK y Zavala a planes de acción integrales, porque si se trata de enumerar buenos deseos de cara al bicentenario yo también puedo ser primer ministro.

Con todo, la oposición tendría que tener el desprendimiento y la buena fe de darle una confianza por la que, digámoslo con claridad, no ha hecho muchos méritos el señor Zavala.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Que Kenji siga vendiendo plátanos

Seguir leyendo

Opinión

El Tribunal tiene la palabra

Seguir leyendo

Opinión

Bitácora de septiembre: la caballería

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo