Connect with us

Opinión

Purgante contra las purgas

Publicado

el

A raíz de la renuncia de Juan Díaz Dios: descalificaciones laborales por ideas políticas o pertenencias partidarias son inadmisibles.



La renuncia del excongresista Juan Díaz Dios a su cargo de coordinador parlamentario de la Contraloría es lamentable —aparentemente, cumplió con todos los requisitos de un concurso público, pero su retiro forzoso no puede ser criticado por nadie de la bancada de Fuerza Popular, su expartido político. 

Resulta que a Díaz Dios el hecho de ser fujimorista o haberlo sido le ha costado el puesto, algo que también los de la bancada de Fuerza Popular han venido reclamando que se haga con la tecnocracia supérstite del gobierno de Ollanta Humala. 

Los fujimoristas, en efecto, están pidiendo a PPK que los funcionarios que se sometieron a las injerencias de Nadine Heredia en el Estado sean expectorados, ya sea porque son “topos” del gobierno anterior o porque fueron colocados allí por la señora Heredia. El asunto es que no se le puede reclamar a un tecnócrata nada más allá de que haga bien su trabajo, independientemente de por quién fue colocado o si se hizo de la vista gorda con la hueleguiso de Nadine Heredia. Esas eran, en todo caso, las cartas con las que ellos habrían de jugar.

Si el fujimorismo ha abierto la puerta de la discriminación laboral en razón de la pertenencia a un gobierno determinado, no puede después quejarse de que discriminen laboralmente a un profesional en razón de la pertenencia a Fuerza Popular pues DONDE EXISTE LA MISMA RAZÓN, EXISTE EL MISMO DERECHO.

La intolerancia es un veneno en el Perú de nuestros días. Por ejemplo, la izquierda de las redes sociales criticó no hace mucho y con histerismo que el muy competente profesional José Chirito columnista de esta casa sea contratado en el Midis como jefe de comunicaciones. El “pero” es que había trabajado con Alan García en el mismo cargo, pero en Palacio. ¿Acaso el que puede lo más no puede lo menos? También, en su caso, la chusma profirió que era un “topo”.

Este tipo de descalificaciones laborales por las ideas políticas o las pertenencias partidarias es inadmisible. Ayer nomás, un aviso pagado de la Federación de Trabajadores de Construcción Civil, publicado en un diario local de nula credibilidad,  “alertaba” y “exigía” que determinados profesionales de altísimas cualidades académicas y laborales no fuesen contratados por el gobierno de PPK en el Ministerio de Trabajo porque eran “fujimoristas”. ¿Qué es esto? ¿Macartismo rojo?

Amigos políticos de todos los pelajes: el Perú no es la Venezuela de Maduro ni la Cuba de los Castro. ¡Basta de discriminar laboralmente a quienes no piensan como uno!

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Edmer Trujillo: otra raya más al tigre

Seguir leyendo

Opinión

¿Elecciones o concurso de popularidad?

Seguir leyendo

Opinión

Ciudadano K

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo