Connect with us

Opinión

¡Punche, punche, PPK!

Publicado

el

O se ciñe a un libreto de campaña que explique cómo atacará las necesidades más urgentes o pronto será considerado el abuelito chocho que pudo ser, pero que ya fue.



Según como se mire, puede ser una buena noticia para el comando de campaña de Peruanos Por el Kambio (PPK) que Pedro Pablo Kuczynski haya bajado al segundo lugar en el último simulacro nacional de Ipsos (39%, cuatro puntos menos que en la encuesta anterior de esta misma empresa) en su lucha versus Keiko Fujimori (42%, tres puntos más que hace dos semanas) por alcanzar la presidencia (sin quebrar, claro está, el empate estadístico entre ambos).

¿Pero, por qué podría ser una “buena” noticia perder el paso en un sondeo tan importante? Pues veamos: primero porque ocurre a cuatro semanas del 5 de junio y no 15 días antes, cuando la posibilidad de revertir lo que ya para entonces podría ser una tendencia se complicaría sobremanera. Y segundo porque este dato, malo para la serenidad de cualquier candidato, podría persuadirlo, de una buena vez, de que si no pone todo de su parte, de que si no actúa más allá de los límites mostrados hasta el momento y desarrolla disciplinadamente una verdadera estrategia, perderá la elección.

Hasta ayer PPK se mostraba seguro de su triunfo y confiado en que el antifujimorismo seguiría haciendo el grueso de la tarea. Y es que la mayor parte de las encuestas posteriores al 10 de abril abonaron en esa dirección. Los ‘antis’ habían migrado rápidamente a su favor, sin necesidad de reuniones o pactos con los candidatos que habían quedado fuera de carrera y que dudaban en darle un apoyo explícito.

Las cosas pintaban “tan bien” que el aspirante presidencial hasta se fue una semana completa a EE.UU enfriando un momento político que, sin duda, le era propicio. A ello debe añadirse la actitud displicente con la que Kucynski y su equipo afrontaron las últimas dos semanas, entregados a rencillas absurdas que solo los distrajeron de la tarea más importante.

Así, mientras Keiko vio en la crisis desatada por su hermano Kenji una oportunidad y afirmó su liderazgo sobre los albertistas levantiscos, PPK se entrampó en asuntos menores que no le interesan un comino al votante promedio.

Luego, los compromisos políticos asumidos por Keiko con distintos colectivos y las duras críticas a su contendor y a su programa de gobierno explican que hubiera tomado la delantera. Haber subido 7 puntos en Lima (de 40% a 47% en la principal plaza electoral del país, que le estaba siendo esquiva), además de 9 puntos en el segmento B y 6 puntos más en el C (una evidente proyección en clases medias), le servirán de acicate para no ceder un milímetro.

Keiko viene embalada. En cambio, PPK necesita acelerar la máquina.

Porque precisamente es eso lo que se preguntan muchos: ¿qué le pasa a PPK? ¿En serio quiere ganar la elección?

Ansiar el triunfo político no es algo que se afirme solo con palabras sino una actitud que se demuestra con hechos. O Kuczynski y los suyos afinan el mensaje para llegar a los peruanos que no confiaron en él en la primera vuelta o va muerto. O se ciñe a un libreto de campaña que le diga a los peruanos cómo es que él atacará sus necesidades más urgentes o pronto será considerado como el abuelito chocho que pudo ser, pero que ya fue.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

“Ha muerto un inocente”

Seguir leyendo

Opinión

¡Psicosociales los de hoy!

Seguir leyendo

Opinión

Solo falta la infiltración cubana

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo