Connect with us

Opinión

Psicosocial

Publicado

el

Que quede claro: el robo de gasolina debe ser sancionado drásticamente. Pero, como declaró un exmilitar para Exitosa Radio, llama la atención que la intervención a la Villa de Chorrillos haya ocurrido justamente en plena semana del Ejército, causando zozobra y desconcierto.



En vísperas del Día del Ejército, un grupo de fiscales secundados por la Policía Nacional del Perú (PNP) ingresó a la Villa Militar de Chorrillos y detuvo a 21 miembros del Ejército por presuntamente pertenecer a una organización criminal de robo de gasolina. Entre los detenidos figuran cuatro generales EP, y otros altos oficiales y suboficiales de la institución castrense.

Que quede claro: el robo de gasolina debe ser sancionado drásticamente. Pero, como declaró un exmilitar para Exitosa Radio, llama la atención que la intervención a la Villa de Chorrillos haya ocurrido justamente en plena semana del Ejército, causando zozobra y desconcierto.

Todos sabemos que el gobierno de facto controla casi totalmente la fiscalía (y por eso se quiere deshacer de Chávarry, Tomás Gálvez y Rodríguez Monteza en la Junta de Fiscales Supremos). También sabemos que se apoya en la policía a través del ministro de Interior, Carlos Morán, y del jefe de la Diviac, Harvey Colchado. No olvidemos que fue la policía la que para todos los efectos operó la disolución del Congreso, y que alguien espía telefónicamente a los opositores políticos con el cuento de la lucha contra la corrupción.

El mensaje del dictador es claro para las Fuerzas Armadas (y para cualquiera), al allanar con la policía –con autorización o no– una instalación militar. Recordemos a la Gestapo, ante cuyo nombre los militares alemanes temblaban durante el régimen nazi. Las charreteras, las espadas, los bastones de mando o las anclas de los mariscales y los almirantes valían cero ante esta policía política del terror.

Es inaudito que se esté empezando a usar a la PNP para fines subalternos como tapar las fuertes evidencias de corrupción detectadas por Contraloría durante la gestión del entonces exgobernador de Moquegua. Nadie está seguro ni lo estará si esto sigue así.

Urge restablecer el equilibrio de poderes en las urnas este próximo 26 de enero, verificar que no haya fraude con el voto electrónico e impedir cualquier intento reeleccionista del presidente de facto. Sino, cualquiera puede ser la próxima víctima.

Foto original: RPP

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

De Borbón a bribón

Seguir leyendo

Opinión

Los obstruccionistas

Seguir leyendo

Opinión

Escuelita de periodismo

Seguir leyendo

Tendencias

Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo