Connect with us

Opinión

Prueba ilícita

Publicado

el

El principio de justicia en un Estado de derecho es muy simple y no admite EXCEPCIONES: NO SE PUEDE SERVIR A LA JUSTICIA VIOLANDO LA LEY.



El Poder Judicial, en especial la Tercera Sala Penal Liquidadora, acaba de disponer que los “petroaudios” son pruebas ilícitas y, por lo tanto, no pueden ser parte del proceso por el que está siendo juzgado Rómulo León. Como se sabe, él y Químper fueron interceptados en sus comunicaciones clandestinamente, esto es, sin orden judicial que legitime legalmente dicha acción. A raíz de estas escuchas fuera de la ley se hicieron públicas una serie de conversaciones que destaparon un escándalo sobre probables irregularidades en la adjudicación de pozos petroleros. Ello produjo una crisis política que llevó a la renuncia del presidente del Consejo de Ministros de entonces Jorge del Castillo.  

Estoy plenamente de acuerdo con la decisión del Poder Judicial. En el Perú se ha hecho un deporte tomar la justicia por mano propia y legitimar a los “vengadores”.  En este caso como en otros se pretende “servir” la justicia violando la ley. Pero el principio de justicia en un Estado de derecho es muy simple y no admite excepciones: NO SE PUEDE SERVIR LA JUSTICIA VIOLANDO LA LEY. No interesan aquí las intenciones. Pueden ser buenas o subalternas. No importa. Lo que importa para hacer justicia es que los medios para llegar a ella sean legítimos y no estén proscritos por la ley. Lo contrario hace inútil la ley y una justicia sin ley es una pantomima, una farsa, una arbitrariedad.

Se dice que esta decisión favorecerá a Nadine Heredia en el caso de las agendas. Pero no es así. Como ella no las ha reconocido pues no la favorece el hecho de cómo se han obtenido. Es un error de su defensa chapucera. Pero si las hubiese reconocido como suyas también se aplicaría para ella el principio de la prueba ilícita. Es imprescindible que se entienda que no se trata de a qué persona favorezca el principio porque la ley es igual para todos, me caiga bien o no la señora Heredia, el señor León o el abuelito mañoso Químper.

¿Y la prensa? ¿Y el derecho a la información? En una democracia genuina, el periodismo tiene todo el derecho de publicar lo que le dé la gana con el solo límite de la ley. Los “petroaudios” y las “agendas” son insumos de una investigación periodística pero no son “la investigación” periodística. Podemos utilizarlos para atar cabos, establecer hipótesis y comprobarlas en la realidad. Eso es todo.

Creo que ya va siendo buena hora de respetar la ley para que haya justicia.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Expreso revela “la conexión humalista” de Maximiliano Aguiar

Seguir leyendo

Opinión

Hace rato que el fusible se fundió

Seguir leyendo

Opinión

La historieta del golpe de Estado

Seguir leyendo

Tendencias

Director: Ricardo Vásquez Kunze.


Contacto: [email protected]

Copyright © 2019 Todos los derechos reservados a favor de Político.pe. Aviso Legal. Desarrollado por Smart! Grupo Creativo